Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un centenar de pasajeros mueren al precipitarse cinco vagones de un tren en un río de la India

Apenas recuperada del duelo nacional por el sepelio de la madre Teresa de Calcuta, la India vivió ayer una jornada marcada por dos trágicos accidentes. Un centenar de pasajeros perdieron la vida y otros 400 reultaron heridos al descarrilar un tren en un puente y despeñarse cinco vagones en un río del Estado de Madhya Pradesh, en el centro del país. Poco antes, al menos 22 trabajadores habían muerto carbonizados y otros 30 resultaban gravemente heridos al desatarse un violento incendio en una refinería de petróleo situada en el puerto de Visakhapatam, en el golfo de Bengala. Más de 150.000 personas residentes en cinco poblaciones de la zona fueron evacuadas ante la magnitud del siniestro.

El incendio de la refinería de Visakhapatam, que se desató a las 6.15 horas (las 2.45, hora de Madrid) seguía anoche sin ser controlado por los bomberos. El fuego destruyó un oleoducto y seis depósitos que contenían, cada uno, 120.000 metros cúbicos de derivados del petroléo, y dejó prácticamente arrasado el complejo petroquímico. Según las primeras investigaciones, el siniestro se originó tras una fuga de gases licuados del petróleo que eran trasvasa dos desde un buque cisterna hasta los depósitos de la empresa estatal Hindustan Petroleum Corporation Ltd. (HPCL). Una cadena de explosiones lanzó una lluvia ardiente de derivados del petróleo en 30 kilómetros a la redonda, en una zona densamente habitada y en la que existen una decena de instalaciones petrolíferas indias y extranjeras. Al menos una docena de operarios se encontraban in gresados con graves quemaduras en varios hospitales. "El cielo se oscureció sobre la ciudad y las columnas de humo negro llegaban hasta centenares de metros de altura", aseguró un habitante de Visakhapatam. Las palmeras de la costa quedaron reducidas a cenizas, así como unos astilleros próximos a la refinería. Las autoridades habilitaron centros de acogida para unos 50.000 evacuados en tres esta dios de la zona, donde se entre garon a la población mantas y alimentos. Las llamas ilumina ban anoche el terror de los des plazados. Entretanto, al menos 36 cadáveres habían sido recuperados ya anoche por los equipos de rescate que acudieron a socorrer a las víctimas del accidente ferroviario, ocurrido a las 17.30 (las 14.00 en Madrid) en un puente sobre el río Hansdev, en el distrito de Bilaspur, próximo a la ciudad de Champa.Entre los más de 400 pasajeros que fueron rescatados con heridas, 23 sufrían lesiones muy graves. Las agencias de prensa indias aseguraban que murieron al menos un centenar de los 500 viajeros de los vagones siniestrados, uno de los cueles estaba completamente aplastado y el resto se había hundido en el cauce del río. Las autoridades de Nueva Delhi facilitaron datos oficiales que cifraban en al menos 60 el número de víctimas mortales del accidente. Un portavoz del Ministerio de Transportes Ferroviarios añadió que se habían recuperado numerosos cadáveres y rescatado a un centenar de heridos.

Este accidente se suma a la larga lista de descarrilamientos y colisiones que jalonan la red ferroviaria de India, de 63.000 kilómetros y la más extensa del mundo. En sus vetustos vagones viajan hacinados millones de pasajeros al año.

El pasado agosto murieron 350 pasajeros al chocar dos trenes en Ferozabad, 200 kilómetros al sur de Nueva Delhi, en un siniestro que fue achacado a un error humano. Las estadísticas oficiales del Gobierno de Nueva Delhi reflejan que desde abril de 1996 a marzo de 1997 (año fiscal) murieron 594 personas en 398 accidentes ferroviarios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 15 de septiembre de 1997

Más información

  • Evacuadas 150.000 personas al arder una refinería de petróleo en el golfo de Bengala