Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REVISTA DE PRENSA

Las conversaciones de Oslo, minadas

Londres,

FINANCIAL TIMESDías antes de la muerte de Diana, princesa de Gales, se esperaba que la utilización de minas terrestres antipersonales fuera objeto de una prohibición internacional. Éste hubiera sido un espléndido legado, aclamado en todo el mundo. Había indicios de que, en breve, EE UU pudiera apoyar esta prohibición. A mediados de agosto se unieron a las conversaciones, promovidas por el Gobierno canadiense, con la idea de asegurar un acuerdo internacional rápido fuera de los laboriosos procesos de Naciones Unidas. De cualquier forma, los delegados americanos en la Conferencia Internacional de Oslo, supuestamente interesados en llevar el proceso adelante, han dejado claro esta semana que todavía insisten importantes excepciones.Es una pena. La activa campaña de la princesa en contra de la utilización de las minas terrestres antipersonales había causado gran impacto en muchos Gobiernos. ( ... ) El coste directo de su destrucción puede rondar miles de millones de dólares en todo el mundo ( ... ). Los que apoyan su destrucción argumentan que han dejado de ser útiles en los campos de batalla. ( ... ) Ex oficiales norteamericanos están de acuerdo en que ya no son esenciales para una fuerza de combate efectiva. ( ... ) El precedente supondría que una prohibición completa casi eliminaría armas inaceptables: armas químicas o biológicas. Las minas terrestres deberían unirse a la lista.

11 de septiembre

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de septiembre de 1997