Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aznar y Prodi piden en Bolonia una ampliacion de la Unión Europea sin países "privilegiados"

La cumbre ítalo-española que concluyó ayer en Bolonia ha dado paso a un nuevo eje mediterráneo en el seno de la Unión Europea (UE). Superadas las suspicacias de la cumbre de Valencia del año pasado, España e Italia han optado, por una estrategia común para defender sus intereses en el seno de la UE. El primer fruto de esta nueva concordia es una posición común ante la ampliación. El primer ministro italiano, Romano Prodi, y el presidente José María Aznar anunciaron ayer que quieren una ampliación sin países "privilegiados", lo que significa que se abran conversaciones con todos los países que desean incorporarse a la Unión, y no sólo con los cinco que propone el Consejo Europeo.

Esa iniciativa refleja la profunda desconfianza de ambos países ante una ampliación que desplaza necesariamente el centro de gravedad de la UE hacia el Norte y Este de Europea."Perfecto" -un término con igual significado en italiano y en español- fue utilizado por los dos presidentes de Gobierno en repetidas ocasiones para apostillar las respuestas de cada uno en la conferencia de prensa que cerró la cumbre. Un despliegue de cortesía para subrayar la total sintonía que existe ahora entre ambos Gobiernos ante la cita crucial de enero de 1999, tras los malentendidos, celos y suspicacias que siguieron a la reunión bilateral de Valencia.

Aznar puso especial énfasis en subrayar el pleno apoyo de España a la presencia de Italia en el grupo fundador del euro y el propio Prodi urgió a que se adopten decisiones importantes que despejen las incertidumbres. "Europa necesita certezas cuanto antes. Cuanto antes fijemos paridades con las otras monedas y la lista de países adherentes mejor será". La idea de Prodi es que no sería necesario esperar hasta mayo de 1998 para hacer la lista de los países miembros del euro. También aquí Aznar asintió.

El punto más novedoso en esta cumbre es la iniciativa conjunta adoptada en el tema espinoso de la ampliación de la UE. Tanto Prodi como Aznar se mostraron partidarios de que se abran conversaciones con todos los países que aspiran a integrarse en la UE -en estos momentos hay once candidatos-, y no sólo con los cinco -Hungría, Polonia, República Checa, Estonia y Eslovenia- más Chipre, que propone el Consejo. Los otros cinco -Bulgaria, Letonia, Lituania, Rumania y Eslovaquia- no reunen a juicio deI Consejo los requisitos mínimos para iniciar estos contactos. Esta nueva estrategia hispano-italiana tiene un corolario: las conversaciones deberán fijar plazos prolongados a los países aspirantes para que no se rompa el equilibrio.

El redescubrimiento del Mediterráneo, "la zona más caliente en el escenario internacional", según Prodi, se concretó en la creación de una fuerza anfibia de combate hispano-italiana que tendrá sus sedes en Cartagena y Brindisi, con un mando rotatorio que recaerá en primer lugar en un almirante español. Fuentes diplomáticas subrayaron, en un afán de tranquilizar a los países del Magreb, que esta unidad de combate "no se crea contra nadie sino para reforzar la presencia europea en el área".

En cuanto a la cooperación antiterrorista -un capítulo en el que "Italia no nos ha fallado nunca", dijo Aznar- el ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja, desmintió afirmaciones surgidas en el entorno de Aznar sobre supuestos contactos entre la mafia italiana y ETA. El presidente pidió "firmeza, constancia y perseverancia" en la lucha contra la banda terrorista.Prodi anunció la invitación formulada por el jefe del Estado italiano, Oscar Luigi Scalfaro, a los Reyes de España para que visiten Italia el año próximo.

La última jornada de la cumbre comenzó con una visita de Prodi y Aznar al colegio de España, una de las instituciones académicas más antiguas de Europa, fundada por el cardenal Gil Camilo de Albornoz en 1364. Los dos jefes de Gobierno recorrieron las dependencias del colegio donde estudian anualmente 15 becados españoles, en el que se guarda una de las colecciones de códices medievales mejores del mundo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de septiembre de 1997

Más información

  • Italia y España se comprometen a apoyarse mutuamente para acceder a la moneda única