Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Desciende en España el abandono de perros y gatos

La tendencia a abandonar a los animales de compañía, sobre todo en verano, ha descendido en España. En 1996, fueron "desalojados" un total de 195.000 mascotas -75.000 perros y 120.000 gatos-, lo que supone, sin embargo, un 2,4% menos respecto al año anterior, según los últimos datos de la Fundación Purina. Paralelamente, el número de hoteles españoles que admiten animales domésticos va en aumento."Actualmente existe una mayor concienciación. Ha aumentado el hábito entre los dueños de dejar a sus animales en perreras y residencias cuando se van de vacaciones", explica la directora de la Fundación Purina, María Dolores Torner. Las últimas estimaciones indican que en España existen 3.600.000 perros de compañía y alrededor de 2.600.000 gatos domésticos. Torner comenta: "Muchos padres compran animales de compañía a sus hijos para que dejen de marearles. Pero la compra, de un perro o de un gato debe ser muy meditada."

En los meses de mayo y agosto es cuando se dejan más perros y gatos en la calle -prácticamente el 40% de todo el año-, mientras que en diciembre la cifra desciende de manera significativa. El punto álgido se da en el mes de julio.En opinión de la coordinadora de la Asociación Nacional para la Defensa de los Animales (ANDA), Eva Vallejo, "los abandonos no se darían si fuera obligatorio colocar un microchip de identificación a los animales. Es la única manera de demostrar quién ha sido el culpable del abandono". La identificación por microchip sólo es obligatoria en Cataluña, Navarra y Madrid. La comunidad valenciana está en proceso de adoptar esta medida.

. Los lugares escogidos para deshacerse del animal a principio de las vacaciones de Semana Santa y las de verano suelen ser las autopistas y carreteras. A finales del periodo estival y las épocas de caza, el lugar de abandono acostumbra a ser el campo. En la mayoría de estos casos se trata de animales asilvestrados. "Hay que tener en cuenta que estos animales pueden causar daños tremendos a la fauna. Pueden transmitir infecciones a animales del patrimonio natural del país", afirma Torner.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 5 de septiembre de 1997