Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gil-Robles, "lamenta" que los fiscales planteen ante la UE los abusos del Gobierno

El presidente del Parlamento Europeo y militante del Partido Popular, José María Gil-Robles, arremetió ayer contra la Unión Progresista de Fiscales en un comunicado oficial de la Eurocámara en el que descalifica su petición de amparo frente a los abusos del Gobierno de Aznar y pone en tela de juicio los conocimientos de derecho comunitario por parte de sus integrantes.

Gil Robles rechazó acremente lo que considera un "intento" de los fiscales progresistas españoles de "involucrar" a la Cámara "en polémicas relacionadas con la política judicial española".El comunicado oficial de prensa del Parlamento Europeo contiene una severa reprimenda al grupo de fiscales españoles por dirigirse al organismo comunitario pero el propio Gil Robles, en declaraciones a la agencia Servimedia, amplificó su repudio a la denuncia de los fiscales: "El Parlamento Europeo", dijo, "no es un frontón para jugar a la pelota interna".

En su respuesta a la carta de los fiscales de la UPF denunciando los intentos de "instrumentalización" del ministerio fiscal por el Gobierno en su propio beneficio, Gil Robles "lamenta" el intento de la UPF de "involucrar" a la institución que preside en "polémicas" para las que no es "en absoluto competente".

La nota de prensa subraya que "el presidente Gil Robles se sorprende de que juristas a los que se exige, constitucional y estatutariamente, un conocimiento profundo del derecho comunitario hayan recurrido a las instituciones de la Unión Europea para resolver cuestiones que atañen exclusivamente a la legislación interna de los Estados miembros". [El destacado en cursiva de los términos "constitucional y estatutariamente" procede del original de la nota de prensa.]

Gil Robles termina pidiendo a los fiscales que se esfuercen por respetar el papel de la Eurocámara: "Todos, y especialmente los juristas", les admoniza, "debemos esforzarnos por respetar el papel que el Parlamento Europeo tiene asignado".

El portavoz del PP en el Parlamento Europeo, Gerardo Galeote, volvió a la carga ayer y reiteró que la denuncia de la UPF "nos perjudica a todos como españoles y como país".

Por su parte, el portavoz socialista para asuntos de Justicia, Juan Alberto Belloch, tachó de infantiles las reacciones del presidente Aznar y del vicepresidente Francisco Álvarez Cascos en la crisis de los fiscales. "Son reacciones de menores de edad", dijo Belloch. "No se puede reír quien ostenta la presidencia del gobierno de una institución como el ministerio público".

El colectivo pide a Aznar "seriedad" y "respeto"

La UPF respondió ayer al calificativo de "ridículas" utilizado por el presidente José María Aznar para definir las quejas de los fiscales y dijo que el jefe del Ejecutivo sigue "dentro de su juego político de reírse de los problemas" para "minimizarlos".El fiscal José María Casado, miembro de la UPF, dijo a la agencia Efe que "no le parece serio" que Aznar "vuelva a reírse" de los problemas que ha denunciado su asociación. Sobre las declaraciones del vicepresidente Cascos, Casado rechazó que su asociación esté "vendida" al Partido Socialista ni a ninguna otra formación política.

Por su parte, Miguel Colmenero, portavoz de la Asociación de Fiscales, -de talante conservador y mayoritaria en la carrera fiscal-, pidió ayer también al Gobierno "que se tome con seriedad" y con "respeto" las preocupaciones que desde el ámbito fiscal existen sobre su actuación.

En declaraciones a Efe, Colmenero recordó que su asociación ha sido crítica con la forma de actuar del Ejecutivo a la hora de resolver la crisis de la Audiencia Nacional con el nombramiento del Eduardo Fungairiño como jefe ante este tribunal.

Colmenero indicó que el Gobierno "no debe actuar con poco respeto" ante las inquietudes mostradas por las diferentes asociaciones fiscales y judiciales. El portavoz de la Asociación de Fiscales consideró que "no ha sido buena idea" que la denuncia de la UPF se el presentara en Bruselas, ante Parlamento y la Comisión Europea, ya que debería haberse resuelto en España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de agosto de 1997

Más información