Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marquínez paga la factura de la comida a la que se invitó a Cascos

El diputado del Partido Popular (PP) por Huelva Luis Marquínez abonó en la tarde del pasado jueves la factura por un importe de 76.000 pesetas correspondiente a un almuerzo al que asistieron, el 25 de julio, el vicepresidente primero del Gobierno, Francisco Alvarez Cascos; su esposa, Gemma Ruiz, y 23 personas más en un restaurante de Sanlúcar de Guadiana.Durante tres semanas, Marquínez y el alcalde de la citada localidad, Cándido Saldaña, también del PP, se responsabilizaron mutuamente del impago de esa cuenta. Sólo cuando se conoció públicamente esta deuda, Marquínez, arquitecto y empresario además de político, se apresuró a abonarla.

Marquínez envió en la tarde del jueves una transferencia bancaria a Luis de la Rasilla, propietario del Mesón de la Portela, donde hace tres semanas había almorzado Cascos en un descanso del viaje por barco que realizaron un grupo de amigos del PP a través del río Guadiana.

La cuenta está saldada porque unos y otros parecen haberse decidido a pagar tras ver este caso publicado en los periódicos: las Nuevas Generaciones del PP de Huelva también han abonado las 180.000 pesetas que adeudaban en el bar de Julián, de Sarilúcar de Guadiana, desde hace tres meses", indicó ayer De la Rasilla a este periódico. La factura se extendió finalmente a nombre del propio Marquínez.

"Como una pelota"

De la Rasilla, en su afán por cobrar, advirtió el lunes a Marquínez que denunciaría el asunto ante los medios de comunicación. No le hicieron caso. "Este diputado y el alcalde se pasaban la responsabilidad de la factura de uno a otro como si fuera una pelota", dijo el hostelero.

La polémica está siendo un calvario entre los políticos del PP de Huelva, a los que en algunos bares de la ciudad se les exige en voz alta, en tono jocoso, el pago por adelantado de la consumición.

Desde el PSOE calificaron ayer "de mal gusto" lo ocurrido. El portavoz adjunto del grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de la capital onubense, Antonio Barrero, dijo: "El sentido común dicta que todo el mundo tiene que pagar lo que consume. Veo a Cascos sin excesiva responsabilidad en este caso. La culpa es de quien le invitó y no pagó".

Marquínez, ubicado políticamente en el espectro más derechista del PP, es una Figura en ascenso del partido en Huelva. Algunos dirigentes populares le apoyan como próximo candidato a la alcaldía de la capital onubense, su sueño político.

Cascos y su mujer estuvieron en Huelva en la noche del pasado viernes y asistieron, junto a Marquínez y su esposa, a un concierto de piano en Ayamonte y a una procesión marinera en Punta Umbría. El vicepresidente volvió a degustar su plato preferido de la cocina local, las coquinas. En esta ocasión sí pasaron por caja.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 17 de agosto de 1997