Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los trabajadores de Iberia-Ibiza mantienen la huelga de hambre

Palma de Mallorca

Una cuarentena de trabajadores de los servicios de tierra de la compañía Iberia en el aeropuerto de Ibiza cumplieron ayer su décimo día de ayuno continuado, en una acción de protesta contra lo que entienden como una "insoportable degradación progresiva de las condiciones de trabajo y contratación, con la caída de prestaciones sociales que ello comporta".La huelga fue iniciada el pasado 6 de agosto por tres de los 300 empleados de la plantilla que atienden en verano a los viajeros o cargan y descargan equipajes. Los promotores de la huelga inciden en denunciar la caída de los contratos de los fijos-discontinuos (temporales periódicos) con mayor antigüedad que pasan a con tratos inferiores y a tiempo parcial así como el bloqueo de traslados y permutas.

El aeropuerto funciona con normalidad y la mayoría de los huelguistas han cumplido hasta los últimos días el horario de su jornada laboral. En el transcurso de esta semana más de la mitad han recibido la baja médica tras ser examinados o atendidos en un centro clínico. Dos de los precursores del ayuno han perdido 18 y 10 kilos de peso respectivamente. El médico de la empresa vigila su estado de salud, a lo largo de las cuatro horas de su jornada laboral.

La empresa Iberia ha emplazado este lunes a los representantes de los trabajadores a mantener un primer contacto oficial desde el comienzo de la protesta. Iberia dice que está cumpliendo las condiciones de trabajo pactadas en el convenio. En la mañana del viernes, familiares de los trabajadores bloquearon durante media hora la ventanilla de facturación de un vuelo entre Ibiza y Barcelona.

El portavoz de los 44 trabajadores en huelga de hambre, Luis García, en declaraciones a Efe, acusó a la empresa de "total insensibilidad e inhumanidad" por haber retrasado la reunión con los trabajadores hasta mañana, lunes.

El lunes, reunión

Los fijos discontinuos de Ibiza, señaló García, esperan poco de esta reunión, en la que, además de empresa y sindicatos, participará un representante del Gobierno de Baleares. En su opinión, "la empresa pretendió que nos desmovilizáramos al convocar una reunión para el lunes, pero es evidente que erró, porque aquí estamos y aquí pensamos seguir".

Por su parte, el cornité de centro de Iberia-Ibiza emitió ayer un comunicado en el que pide a la dirección de la empresa que reflexione, porque "cuando un trabajador hace huelga de hambre indefinida, con todos los riesgos que ello conlleva [ ... ], es un indicador claro de que problemas, graves subyacen".

Según se señala en la nota, sólo la "persistencia del problema" (la inestabilidad laboral) lleva a los trabajadores a emprender acciones desesperadas. En el mismo comunicado, se recuerda que las reivindicaciones planteadas (la contratatación de los fijos discontinuos durante seis meses al año o a jornada completa), "no son nuevas", sino que se trata de una antigua demanda de los empleados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 17 de agosto de 1997