Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Editorial:

Relevo generacional

SÓLO EL presidente de la Generalitat catalana, Jordi Pujol, con sus 17 años de gobierno a cuestas, ha escapado del relevo generacional que se está produciendo en la política catalana. En septiembre abandonará la alcaldía de Barcelona Pasqual Maragall y ayer mismo cesó en la Consejería de Economía y Hacienda Maciá Alavedra, otro veterano. Ambos pertenecen a un grupo generacional relativamente joven, que ha tenido un papel relevante en la transición y en los veinte años de democracia, y que arrastra 14 contradicción entre una larga experiencia política, con su precio de desgaste, y una gran dificultad para abandonar la escena pública.El caso de Alavedra es especialmente significativo porque se trata del último de los políticos nacionalistas que. pudieron ser alternativa al propio Pujol y que han visto taponado su futuro por la incombustibilidad de su dirigente máximo. El ya ex consejero de Economía y Hacienda ocupó un difícil lugar en el dispositivo de poder nacionalista, que, le puso en contacto con el mundo empresarial e inevitablemente con sectores económicos propensos al aventurerismo. Alavedra ha sabido gestionar con notable pericia la tormentosa navegación por aguas llenas de tiburones, donde se han cocido algunos de los escándalos que se han producido en Cataluña en los últimos años. Ha conseguido salir indenme del trance, aunque ha quemado un capital político que al inicio del recorrido era más que considerable.

El nacionalismo catalán busca ahora a sus futuros dirigentes en un grupo más joven, con perfil más técnico que político. Con esta remodelación del Gobierno de la Generalitat, el nuevo consejero de Economía, Artur Mas, deja en segundo plano sus posibilidades de pugnar por la alcaldía de Barcelona y se sitúa en la línea de salida para la sucesión de Pujol, donde la competencia será especialmente dura tanto dentro de Convergéncia De mocrática de Catalunya como en la coalición con Unió Democrática, el partido democristiano que cuenta con la figura ascendente de Josep Antoni Duran ¡ Lleida. De la pequena remodelación realizada por Jordi Pujol en época casi vacacional pueden desprenderse numerosas señales, pero la más visible es que el presidente catalán ha cubierto el hueco dejado por Maciá Alavedra con una fórmúla que, si le conviene políticamente, le permitirá agotar la legislatura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de julio de 1997