Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las presas de Polonia aún aguantan el máximo nivel

"No digan que la situación ha mejorado porque así evitaremos que la gente vuelva a casa", pedía ayer a los periodistas polacos el alcalde de Slubice, de 17.000 habitantes, ahora abandonada y que puede quedar anegada en cualquier momento por el río Oder. Los diques han aguantado hasta ahora el nivel más alto del río jamás registrado.Según van bajando las aguas crece el aluvión de críticas a la administración. En opinión de la mayoría de los polacos, entrevistados por el instituto especializado CBOS, las pérdidas (55 muertos y más de 150.000 millones de pesetas) podrían haber sido más bajas. La culpa de haber reaccionado demasiado tarde "la tiene el Gobierno", según un 71% de los encuestados. Casi la mitad acusa también a las autoridades locales.

Para mejorar su imagen, el Gobierno ha comenzado a pagar unas 150.000 pesetas a cada una de las 50.000 familias afectadas por el agua. También ha prometido que a finales de septiembre se habrán construido mil casas, que se regalarán a los más necesitados; un plan que los expertos califican de "totalmente inviable", porque en gran parte de los territorios afectados la tierra está demasiado blanda.

La oposición pide que se aplacen las elecciones parlamentarias del 21 de septiembre, contando con que dentro de dos meses la gente verá más claro que el Gobierno no cumple sus promesas.

Los más afectados son los campesinos, ya que muy pocos estaban asegurados: en la región de Wroclaw, menos de un tercio de los damnificados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de julio de 1997