Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La crecida del río Oder coloca la ciudad polaca de Slubice al borde del desastre

Tras dos semanas de inundaciones en Polonia, el resultado de esta catástrofe del siglo es de 55 muertos y mil millones de dólares en pérdidas, mientras la ciudad de Slubice, en la frontera con Alemania, está al borde del desastre. Las autoridades volvieron a ordenar ayer a todos los habitantes que abandonaran inmediatamente sus casas, que en cualquier momento pueden verse anegadas por las aguas. Los ministros del Interior de Alemania, Manfred Kanther, y de Polonia, Leszek Miller, se reunieron ayer y hablaron de "catástrofe nacional" en la región del Oder.

La situación era ayer extremadamente peligrosa a ambas orillas del Oder. Los muros de contención, levantados con sacos terreros, están tan blandos que en cualquier momento pueden ceder ante la presión de las aguas. Tanto en la ciudad alemana de Francfort del Oder como en la polaca de Slubice, al otro lado del río, el caudal seguía subiendo. Mientras un nuevo dique cedía abriendo una brecha de un kilómetro entre _las ciudades alemanas de Brieskow-Finkenheerd y Wiesenhau, ayer se supo que en la ciudad de Raciborz (Alta Silesia) la inundación hizo escapar de una fábrica 15 toneladas de gas freón, causante de la destrucción de la capa de ozono.Slubice, situada casi enfrente de Francfort del Oder, tiene cerca de 17.000 habitantes. Sin embargo, ayer era una ciudad prácticamente muerta. Según la policía, los pocos centenares de personas que se quedaron -para cuidar sus propiedades o colaborar en las tareas de protección de los diques- lo hicieron bajo su propia responsabilidad y tuvieron que firmar una declaración liberando a las. autoridades de toda responsabilidad sobre su seguridad. La mayoría de los vecinos de Slubice abandonó sus hogares hace ya cinco días, cuando a la región se acercaba la gran oleada del río, Oder, que previamente había inundado por completo el suroeste del país y devastado dos capitales de provincia: Wroclaw, de 650.000 habitantes, y Opole, de 130.000.

Según las autoridades, la situación en Slubice, donde el Oder se mantiene a muy altos niveles desde hace una semana, es dramática. El agua se filtra paulatinamente por los diques a pesar de los esfuerzos de cientos de soldados, bomberos y policías.

En los últimos días, cuando la gente vio que los diques se rompían del lado alemán del río y no del polaco, a la ciudad volvieron poco mas de 2.000 personas. Ayer el Ayuntamiento evacuó, "de forma organizada", a unas 200. Según la portavoz del alcalde, en la ciudad quedaban anoche 2.000 personas que todavía confían en los diques.

El nivel del Oder aumentó ayer repentinamente en unos 40 centímetros. El peligro en Slubice consiste en que prácticamente toda la ciudad está situada a cinco metros por debajo del nivel normal del agua.

Las pérdidas económicas que sufre, Polonia desde el pasado 7 de julio, cuando comenzaron las inundaciones "son aún incalculables", según las autoridades. De momento se estiman en unos mil millones de dólares (150.000 millones de pesetas).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de julio de 1997

Más información

  • Los ministros del Interior de Alemania y Polonia hablan de "catástrofe nacional"