Incendiada la sede del PNV en la localidad vizcaína de Elorrio en un ataque con "cócteles mólotov"

Varios desconocidos quemaron en la madrugada de ayer el batzoki (sede social del PNV) de Elorrio (Vizcaya) con bombas incendiarias y causaron daños de importancia en la zona de reuniones del local nacionalista, según informaron portavoces de la Ertzaintza (policía vasca). Los saboteadores lanzaron varios cócteles mólotov a través de una ventana. La policía encontró en el interior del local varias bombas incendiarias y garrafas llenas de gasolina. El portavoz de la dirección del PNV en Vizcaya, Iñigo UrkuIlu, calificó el sabotaje de los grupos de apoyo a la organización terrorista ETA de "atentado contra las ideas de democracia, respeto y tolerancia" que defiende su partido.

El sabotaje se produjo a las 2.45 de la madrugada en el número 3 de la calle Urarka de Elorrio, cuando varios individuos lanzaron a través de una de las ventanas de la sede social del PNV los artefactos incendiarios. Una de las plantas del inmueble, en concreto la destinada a reuniones, sufrió daños de importancia; el mobiliario quedó totalmente calcinado y las paredes quedaron ennegrecidas por el humo. Los bomberos de Durango sofocaron el fuego tras ser alertados.El presidente de la dirección del PNV de Vizcaya, Xabier Atutxa; el portavoz del citado órgano, Iñigo Urkullu, y el parlamentario vasco Txomin Aurrekoetxea se desplazaron a Elorrio para reunirse con los cargos locales del partido.

"Quienes esta madrugada han destruido el batzoki de Elorrio ni son nacionalistas, ni respetan, ni tienen la intención de respetar la voluntad mayoritaria de este pueblo. Se llaman a sí mismos nacionalistas y actúan contra el nacionalismo", indicó Urkullu. "Han atentado contra las ideas de democracia, respeto y tolerancia defendidas por el PNV y contra los propios símbolos históricos nacionalistas", señaló. Urkullu se refería a diversos objetos con una gran carga afectiva para el mundo nacionalista que resultaron dañados por las llamas.

El diputado de Izquierda Unida por Vizcaya, José Navas, denunció el ataque y pidió al denominado Movimiento de Liberación Nacional Vasco y a Herri Batasuna que condenen esta acción terrorista, que "sólo persigue incitar al enfrentamiento civil". Navas señaló que la estrategia del MLNV, HB y Jarrai "está condenada de antemano al fracaso", porque los ciudadanos vascos han demostrado "que apuestan inequívocamente por la paz y que no caerán en la trampa del enfrentamiento civil. Los partidos democráticos siempre hemos llamado a la serenidad y la responsabilidad en los momentos de máxima tensión, y el MLNV y HB deberían actuar del mismo modo si aún son capaces de escuchar la voz del pueblo vasco, que mayoritariamente le reclama la paz", dijo en declaraciones a Europa Press.

El ataque contra la sede del Partido Nacionalista Vasco no fue el único que se produjo durante la madrugada de ayer. Horas antes, sobre las doce y media de la noche, otro grupo de violentos lanzó dos cócteles mólotov contra una sucursal bancaria en Pasaia (Guipúzcoa), situada en la calle Hamarretxeta. La maquinaria del cajero automático de Caja Laboral resultó afectada por las llamas y las paredes quedaron ennegrecidas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Ayuntamiento de Azpeitia

También pasadas las doce de la noche fue incendiado un turismo estacionado en la calle Zuberoa, de Andoain. Se trata de un Renault-21 matriculado en Navarra. La policía encontró en su interior una garrafa de gasolina y una antorcha. El coche quedó calcinado, y tanto la policía municipal de Andoain como el departamento de Interior vasco dijeron desconocer la identidad del propietario.Por último, varios encapuchados lanzaron cuatro bombas incendiarias contra la fachada del Ayuntamiento de Azpeitia (Guipúzcoa), uno de los cuales penetró en el despacho del alcalde, José María Bastida (PNV). El artefacto estalló y prendió fuego en la mesa y otros muebles. El alcalde convocó un pleno extraordinario, para tratar sobre del ataque. La corporación municipal -con la ausencia de los cuatro ediles de HB, que se fueron del pleno y no participaron en la votación- condenó el ataque y también las amenazas contra el alcalde y los concejales.

La moción aprobada por el pleno apunta la "manifiesta cobardía e intransigencia de aquellos grupos y personas que utilizan la violencia para imponer sus leyes, amedrentar a los dirigentes políticos o desestabilizar una sociedad que demanda a grandes voces paz y libertad".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS