Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
VIOLENCIA EN EL PAÍS VASCO

Tercer secuestro etarra con amenaza de muerte a un plazo marcado

Miguel Ángel Blanco es la víctima del tercer secuestró de ETA en el que la banda terrorista ha puesto plazo con amenaza de asesinato. José María Ryan, ingeniero de la central nuclear de Lemóniz, secuestrado el 29 de enero de 1981, y el capitán de farmacia Alberto Martín Barrios (S de octubre de 1983) son los dos antecedentes de esta fórmula de chantaje. En los dos casos anteriores, ETA cumplió su amenaza y asesinó a ambos secuestrados.

Ryan, de 39 años, ingeniero industrial, especializado en energía nuclear y jefe de producción de la central nuclear de Lemóniz (Vizcaya), casado y padre de cinco hijos, fue encontrado muerto con un tiro en la nuca el 6 de febrero de 1981, al cumplirse el plazo de siete días qué había dado ETA para paralizar las obras de la central.El asesinato conmocionó, a la sociedad española. Se trataba de un técnico cualificado ajeno a las decisiones de la construcción de la central nuclear y su cadáver fue encontrado en una zona boscosa entre las localidades de Zarátamo y Arcocha, en Vizcaya, tendido boca arriba, con una venda en los ojos las manos atadas con esparadrapo y la cabeza cubierta con su chubasquero.

La policía llegó a la conclusión de que había sido obligado a caminar unos 250 metros desde una carretera hasta un. lateral. de la pista forestal donde lo asesinaron,

La vileza del entorno de ETA afloró tres días después cuando más de medio centenar de personas, entre ellas el ex lehendakari Jesús María de Leizaola, tuvieron'' que recibir asistencia médica por las pedradas que recibieron durante la manifestación' que se celebró en San Sebastián, dentro de' una jornada de movilizaciones en todo el País Vasco en protesta por el asesinato del ingeniero. Leizaola resultó herido grave.

El capitán de farmacia Martín Barrios fue asesinado por un grupo residual de la entonces autodenominada ETA político-militar VIII asamblea. Los terroristas exigieron que TVE leyera el 8 de octubre de 1983 un comunicado sobre el juicio que se celebraba contra los asaltantes al cuartel de Berga (Lleida). ETA fue ampliando los plazos del chantaje y el l5 de octubre de, aquel año TVE anunció que difundiría el comunicado una vez liberado. Su cadáver fue hallado con un tiro en la nuca el día 19, a la entrada de una caseta, cerca del parque de atracciones de Bilbao. Cuatro meses más tarde fue detenido Armando Vélez Cendoya, miembro del comando que asesinó al militar. Ante la Guardia Civil, según un relato publicado en abril de 1984 por la revista Cambio 16, el- detenido declaró: "Le matamos con su propio revólver después de obligarle a arrodillarse y agachar la cabeza. El cuerpo sin vida resbaló por una pared y, cuando ya estaba en el suelo, uno de los, miembros del comando le quitó sus propias esposas, con las que le habíamos maniatado, y las gafas de baño con los cristales oscurecidos con las que le habíamos trasladado para que no pudiera identificar nuestros movimientos".

Dúrante los 14 días que duró el secuestro de Martín Barrios, la cúpula policial preparó el secuestro del dirigente etarra José María Larreuda, en Francia, en un intento de canjearlo. El plan falló, y el 18 de octubre de 1983 un inspector de policía, un capitán y dos sargentos de los GEO fueron detenidos por la policía francesa y permanecieron en el país vecino 51 días. Más tarde se supo que Martín Barrios había sido asesinado dos horas antes del intento fallido de secuestro en Francia, aunque su cadáver no apareció hasta 10 horas después, en la madrugada del día 19. En febrero de 1990, la Audiencia-, Nacional archivó las diligencias que se abrieron al entender que lo ocurrido, por sí sólo, no constituía un delito de terrorismo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de julio de 1997

Más información

  • Ryan y Martín Barrios fueron asesinados