LA ENTREGA DE HONG KONG

EE UU y Reino Unido boicotearán la ceremonia en la que China tomará control de Hong Kong

ENVIADO ESPECIAL Los países occidentales parecen resueltos a no irritar demasiado al Gobierno chino en el caso de Hong Kong, pese a la declaración aprobada en la pasada cumbre del Grupo de los Ocho Grandes (el G-7 más la recién incorporada Rusia) en favor de que China garantice la democracia en la colonia británica. Estados Unidos y el Reino Unido anunciaron ayer que, en la ceremonia prevista para el 30 de junio, rebajarán en algunos grados su inicial y firme postura de boicotear el acto de juramento del nuevo Parlamento en protesta por la disolución injustificada del anterior.

Más información

Washington confirmó que la secretaria de Estado, Madeleine Albright, abandonará la sala pero el cónsul general estadounidense asistirá a la ceremonia, prevista para la madrugada del próximo 1 de julio, una vez que la colonia británica pase de nuevo a ser de soberanía china.Los británicos han decidido también suavizar su protesta. Los demás países de la Unión Europea y Japón no tienen tampoco deseos de excitar a la República Popular.

El jefe del Gobierno de Londres, Tony Blair, y el ministro de Asuntos Exteriores, Robin Cook, se unirán a Albright cuando ésta se retire de la ceremonia del banquete, en el Centro de Convenciones, y no participe en la toma de juramento de 1 a Asamblea Legislativa (Legco, en sus siglas en inglés).

Sin embargo, un portavoz oficial del Reino Unido anunció anoche en Hong Kong que es muy probable que un funcionario represente al país en el acto. Fuentes periodísticas indican que el representante elegido podría ser Francis Cornish, cónsul general británico en lo que será llamada, a partir del próximo martes, Región Administrativa Especial de Hong Kong.

Motivos prácticos

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Albright ya ha ratificado, durante su actual gira por Vietnam y Camboya, camino de Hong Kong, que no piensa asistir a la ceremonia del nuevo Legco. Pero su portavoz, Nicholas Burns, precisó que el cónsul general de Estados Unidos, Richard Boucher, estará presente en el acto, "por motivos prácticos". La decisión de Estados Unidos se conoció en Hong Kong horas después de que el Congreso estadonidense ratificara por otro periodo de 12 meses el estatuto de nación más favorecida."Ciertamente, la decisión de Estados Unidos sobre el boicoteo es difícil de entender y transmite un mensaje conflictivo al resto del mundo", confesó ayer a este diario Martin Lee, el líder del Partido Democrático, el principal grupo parlamentario durante esta legislatura en Hong Kong y el más resuelto a gritar contra el establecimiento del nuevo Legco, que fue elegido el pasado diciembre por una votación indirecta de 400 notables simpatizantes con los dictados de Pekín. Un tercio de diputados del actual legislativo fueron elegidos en 1995 mediante sufragio popular. "Tengo esperanza de que, por lo que respecta a Albright, no reconozca la legitimidad de ese Parlamento y esperoque seguirá trabajando con nosotros en apoyo de las libertades civiles", agregó.

Pekín, no obstante, sigue presionando a las diferentes capitales para que los países representados en Hong Kong el lunes y el martes envíen a sus más altos dignatarlos a la ceremonia, durante la cual se entronizará no sólo la Asamblea provisional, sino también a todos los máximos dirigentes de la nueva Administración de Hong Kong.

Presiones de Londres

Por lo que respecta a los demás países de la Unión Europea, ninguno de ellos ha hecho hasta ahora mención alguna de que boicoteará esa ceremonia, la tercera de esa noche febril, y se da por descartado que todas estas naciones, al igual que Japón, asistirán representadas por sus ministros de Asuntos Exteriores, si se exceptúa que por España lo hará el vicepresidente segundo para Asuntos Económicos, Rodrigo Rato. Medios informativos británicos señalan que Londres ha presionado desesperadamente a los Quince para que al final se sumaran al boicoteo, pero sin éxito.Los ministros de Exteriores de la UE se reunirán hoy en Luxemburgo para decidir si siguen el mismo camino de Estados Unidos y del Reino Unido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 25 de junio de 1997.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50