Propuesta de separar a judios y arabes en la piscina

El ayuntamiento de la localidad israelí de Ramla, próxima a Tel Aviv, pretende establecer la segregación entre judíos y árabes en la piscina pública, ordenando turnos separados de baño para ambas comunidades. El alcalde, Yoel Lavi, ha reaccionado de ese modo tras una pelea entre adolescentes árabes y judíos registrada en las instalaciones deportivas, en el transcurso de la cual un joven árabe fue acuchillado en un pie.La Asociación para los Derechos Civiles en Israel (ACRI) ha condenado la propuesta del alcalde, calificándola de racista, y le ha exigido que se retracte de unas declaraciones en las que señalaba que los "árabes musulmanes tienen instintos violentos innatos".

El incidente que desencadenó la polémica disposición se registró el pasado fin de semana cuando muchachos árabes increparon a chicas judías, quienes molestas avisaron a sus compañeros. De inmediato se enzarzó una pelea en la que intervinieron decenas de jóvenes.

La ACRI, en carta al alcalde, indica que estos enfrentamientos tienen que recibir tratamiento oportuno de la autoridad, pero nunca una separación de los ciudadanos en base a su origen étnico. "La segregación perjudicaría tanto a judíos como a árabes", señala la ACRI.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0023, 23 de junio de 1997.

Lo más visto en...

Top 50