Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Profesores, prohibido copiar

Alumnos de la Complutense crean un registro para evitar que los docentes plagien sus trabajos

, A los trabajos, tesis, obras literarias y demás producción de los alumnos de la Universidad Complutense (128.000 matriculados) se les podrá poner un candado y evitar posibles plagios o pérdida. La asociación de estudiantes Ágora, de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología, tiene en marcha una oficina de la propiedad intelectual de la comunidad universitaria (alumnos, profesores y personal de administración y servicios).El objetivo de este registro lo cuenta el alumno Saúl Cepeda, de 20 años, en segundo de carreta: "Los trabajos que se realizan en la universidad alcanzan un grado de mayor madurez y calidad que en otros entornos. Desde esa consideración, vemos la necesidad de garantizar legalmente la propiedad de los trabajos ante la lacra, siempre posible, del plagio y otros inconvenientes menos dolorosos como la perdida o destrucción de la obra".

Lo cierto es que entre los universitarios hay cierta desconfianza sobre el destino final de los trabajos que les encargan los profesores como requisito para aprobar una asignatura.

"Ocurre que presentas un trabajo, que consideras interesante y documentado, y no tienes plena confianza de que ese trabajo vaya a ser publicado o utilizado para otro fin", explica uno de los organizadores, Rainiero Holgado, de 18 años, en primero de Políticas.

Otro alumno, Juan Ignacio Criado, de 20 años, apostilla: "Es sospechoso que a toda una clase, sobre todo de los últimos cursos de las carreras, se le encargue un mismo trabajo a todos los alumnos. Es ahí donde mayor número de denuncias y quejas se producen". Y añade otro dato: "Es sospechoso también que haya profesores que publiquen libros y estudios cada cuatro meses".

Por ello, todo aquel que desee salvaguardar su trabajo, y ahí se incluye a toda la Complutense, puede acudir a este registro, que será presentado y votado en la próxima junta de gobierno de la facultad.

Sólo hay que presentar dos copias del trabajo (una es para el registro de la oficina de la facultad), que ha de ir encuadernado, paginado, titulado, y debe llevar además el nombre y el número de carné de Identidad del autor. Además se ha de incluir una fotocopia del DNI y 285 pesetas como precio de las tasas del registro. Los trabajos se recogerán todos los días hábiles de la semana.

"Esperamos que con esta iniciativa la propiedad intelectual en la universidad sea una realidad cómoda de la que se beneficien todos sus miembros", explica otro de los fundadores, Julio César Alcántara, de 26 años, de quinto de Políticas.

De momento, el registro se mantendrá con la cuota que pagará cada alumno al solicitar este servicio. Sin embargo, en el futuro la asociación Ágora solicitará al rectorado de la Complutense o a algún organismo oficial la subvención de todos los registros de la propiedad que se creen dentro del campus, "dado que éste es el único frente para garantizar la creatividad dentro de la universidad", señala Juan Ignacio Criado, de 20 años. que para más información facilita el teléfono 394 26 93.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de junio de 1997