Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Echarme por eso fue una mala medida"

El 14 de mayo de 1995, Perote saltó por vez primera a los periódicos a través de una noticia de EL PAÍS, en la que se explicaba que este agente expulsado del Cesid era "la última carta" del ex banquero Mario Conde contra el Gobierno socialista.Perote mandó una carta de rectificación, publicada por este diario, en la que decía: "Es rotunda, total y absolutamente falsa la información referente a que hubiera sido expulsado del Cesid. No sólo no he sido expulsado del Cesid, sino que en ningún momento he sido objeto de ningún expediente o recriminación similar. Mi salida del Cesid se produce como consecuencia de mi ascenso al rango de coronel a principios de noviembre de 1991, e incluso continuo en mi puesto hasta finales del mismo mes".

En septiembre de 1995, Perote declaró a Época: "No me marché del Cesid por algún hecho concreto, sino por la acumulación de circunstancias que nos alejaron al director y a mí. El origen fue un incidente durante una operación en Rumania, en la que sufrí un deterioro como agente. Luego, hubo enfrentamientos personales con parte del equipo de asesores de Manglano, algunos por roce de temperamentos y otros por desconfianza sobre mi gestión. Alguien ha comentado que hubo asuntos económicos por medio, pero en absoluto".

Hace dos semanas, el pasado 1 de junio, decía Perote en el diario El Mundo: "Cuando me voy, porque así me lo pide Manglano, yo estaba sobrepasado de información y quizá molestaba. Sabía demasiado y podía ser incómodo para otras cosas más... Echarme por eso fue una mala medida, creo yo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de junio de 1997