_
_
_
_

La policía cerca tres poblados para impedir la venta de droga.

La Delegación del Gobierno en Madrid puso en marcha el pasado domingo una operación especial para impedir la venta de droga en tres poblados del sur y un asentamiento levantado en la antigua fábrica de Boetticher, en Villaverde.Con el despliegue policial quedaron cercados, además de la factoría, los poblados de La Rosilla, en Vallecas Villa, La Celsa, en Vallecas, y Torregrosa, en Usera. Los agentes evitaron durante todo el día de ayer que los toxicómanos se acercaran a sus habituales puntos de suministro. La delegación aseguró anoche que varios cientos de drogadictos se concentraron en las inmediaciones de los poblados, aunque no se registraron incidentes. El concejal de Usera, Alberto López Viejo, del PP, relató que policías a caballo vigilaron los alrededores de Torregrosa "las 24 horas del día".

La Delegación del Gobiernoha pedido un puesto de ayuda a toxicómanos junto a los poblados cercados.

El despliegue policial fue aminorando a lo largo del día. En la medianoche de ayer, en el poblado de Torregrosa, apenas había movimiento, informa Jan Martínez Ahrens. Unas quince personas revoloteaban por los alrededores ante la presencia de una sola patrulla policial. El aspecto a lo largo del día en el mismo poblado fue muy diferente. El concejal López Viejo calificó el despliegue de impresionante. "La policía a caballo es más efectiva en ese poblado, ya que está junto a un talud del río Manzanares por el que acceden los toxicómanos y donde es imposible acceder en coche".La Delegación del Gobierno también se mostró preocupada ante los posibles problemas que ocasione el cerco, dado que muchos de los toxicómanos sufren el síndrome de abstinencia. El delegado Pedro Núñez Morgades ha solicitado a la Consejería de Sanidad que instale puestos de ayuda a toxicómanos en estos hipermercados de la droga.

El campamento de prefabricados de Torregrosa (Usera) ha sido un punto tradicional de venta de droga desde su creación a comienzos de los noventa, informa Begoña Aguirre. Por ese motivo ha estado desde siempre en el punto de mira de las asociaciones de vecinos de la zona, que piden que se desmantele. De hecho, hoy se celebra en Villaverde Bajo una manifestación en apoyo de esa propuesta.

El poblado de La Rosilla, conocido como Los Pitufos y formado por 88 casas bajas a las que se van a añadir otras 49 en construcción, ha sido de creación más reciente, pero también se ha convertido en un punto importante de papelineo. Hace una semana, varias asociaciones de vecinos de Villaverde se reunieron con representantes municipales y de la Delegación del Gobierno para plantearles los problemas de inseguridad creados por la afluencia de toxicómanos a Torregrosa y también al gueto asentado en la fábrica de Boetticher y Navarro, donde malviven inmigrantes africanos y toxicómanas que ejercen la prostitución. Los representantes policiales se comprometieron a incrementar la vigilancia en Torregrosa y Boetticher.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_