La fuga de otro diputado deja a Erbakan sin mayoría en el Parlamento de Turquía

La fuga de otro diputado del Partido de la Recta Vía (DYP), de la ministra de Exteriores, Tansu Çiller, dejó ayer sin mayoría en el Parlamento a la coalición de islamistas y conservadores que gobierna en Turquía desde hace 11 meses. En teoría, el primer ministro, Necmettin Erbakan, líder del Partido del Bienestar (Refah), sólo cuenta ahora con 275 votos en un Legislativo de 550 escaños, pero dispone aún del apoyo de siete parlamentarios ultraderechistas para afrontar la semana próxima una nueva moción de censura de la oposición laica.

La fuga del DYP de Yildirim Aktuna, que ya renunció hace un mes al puesto de ministro de Sanidad por sus diferencias con Erbakan, eleva a cinco el número de diputados que Çiller ha perdido en los últimos 10 días. Aktuna acusó al primer ministro de "politizar la religión" y de "intentar modificar los principios fundamentales [el Estado laico] de la República" al anunciar ayer su salida del partido. Y también anticipó que otros cinco parlamentarios del DYP seguirán sus pasos a comienzos de la semana próxima. Todos ellos habían votado a favor de la última moción de censura presentada por la oposición laica contra la coalición de Çiller y Erbakan.Ambos líderes han entablado conversaciones para desbloquear la crisis política mediante la convocatoria de elecciones generales anticipadas. Sin embargo, no se ponen de acuerdo sobre la fecha de los comicios. Erbakan quiere que sean el próximo octubre, para evitar que el Tribunal Constitucional ilegalice antes su partido, tal y como ha solicitado el fiscal general de Turquía, y que tiene previsto emitir su fallo en noviembre. Çiller, por su parte, prefiere que las elecciones se celebren en marzo de 1998 con una nueva ley electoral que evitase el triunfo de los islamistas.

Pero el principal escollo estriba aún en la exigencia de Çiller de ocupar la jefatura del Gobierno a partir del próximo 1 de julio, es decir, un año antes de lo previsto en los acuerdos, de la coalición. La líder del DYP asegura que los altos mandos de las Fuerzas Armadas dejarán de presionar al Gobierno, como han venido haciendo desde hace tres meses, si ella ocupa el puestode primera ministra. Çiller y Erbakan volvieron a reunirse ayer para buscar una fórmula que les permita seguir en el poder al tiempo que contentan a los generales de Ankara.

Entretanto, el principal partido de la oposición, el de la Madre Patria (ANAP), volvió a plantear ayer la sustitución del actual Gobierno por una coalición en la que se integrarían los conservadores de ANAP y los disidentes del DYP con los dos grupos socialdemócratas del Parlamento.

Por otro lado, un tribunal de la ciudad de Afyon, a 280 kilómetros al suroeste de Ankara, ordenó el pasado miércoles la detención de cinco policías que están siendo procesados por la muerte del periodista turco Metin Goktepe, de 23 años, que fue apaleado el año pasado cuando cubría una manifestación para un diario izquierdista de Estambul. El juicio está siendo observado por abogados que representan a organizaciones internacionales de defensa de los derechos humanos. El Gobierno turco ha colocado en un virtual estado de sitio a la ciudad de Afyon, mientras cientos de simpatizantes de Goktepe se vieron obligados a permanecer fuera de la sala, con capacidad para unas pocas docenas de asistentes.

Reconquista de Constantinopla

Cerca de 40.000 simpatizantes del Partido del Binestar (Refah) se concentraron la noche del jueves en un estadio de Estambul para conmemorar el 544º aniversario de la conquista de Constantinopla por el sultán otomano Mehmet II. El acto, organizado por el Ayuntamiento de Estambul, gobernado por el Refah desde 1994, representó una clara demostración de fuerza de los islamistas turcos frente a las presiones desatadas por los sectores laicos del país para derribar al Gobierno de coalición encabezado por Necmettin Erbakan.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS