Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La abstención de los diputados de CDC no estaba avalada por Pujol

Los diputados de Convergéncia Democrática que se abstuvieron el martes en la toma de consideración de una proposición de ley de Coalición Canaria sobre parejas de hecho actuaron sin directrices del ejecutivo del partido. El grupo parlamentario actuó de forma autónoma cuando concedió libertad de voto a sus integrantes. Los cinco diputados de Unió votaron en contra, pero los 11 de Convergéncia se abstuvieron y provocaron con ello la derrota del PP, que se oponía a que se tramitara la propuesta.El comité ejecutivo de CDC reunido el pasado lunes en ausencia de Jordi Pujol no tomó ninguna decisión al respecto. La intervención del secretario general de la Joventut Nacionalista de Catalunya, Josep Rull, proponiendo el voto afirmativo o la abstención de cualquiera de las tres proposiciones de ley que se presentaban fue acogida en silencio por los demás miembros de la dirección. Ni se aceptó ni se rechazó su propuesta. Ello dio pie a que el portavoz del grupo parlamentario, Joaquim Molins, actuara con plena libertad y pactara con su adjunto, Josep Sánchez Llibre (UDC), la libertad de voto para la minoría.

Esta circunstancia permitió ayer que dirigentes de la coalición dijeran que el resultado de la votación del martes no fue un castigo ni un aviso al PP por las diferencias que este partido tiene con CiU respecto a otros asuntos, como la ley del fútbol, sino que se había tratado de un voto en conciencia. El programa electoral de CiU propone una cierta regulación de las parejas de he cho, aunque no se cita explícita mente a las homosexuales.

Incomodidad en la Generalitat

De todas formas, ayer era apreciable la Incomodidad e incluso el enfado en la Presidencia de la Generalitat por esta votación, ya que se había transmitido una imagen no buscada de inestabilidad y conflicto con el PP.La abstención del martes entra en contradicción, además, con la política que en materia de parejas de hecho impulsa la propia Generalitat s través de la consejera de Justicia, la democristiana Núria de Gispert. Ésta ha presentado un proyecto de Código de Familia que establece derechos y deberes de los miembros de parejas de hecho heterosexuales cuando rompen sus relaciones. De Gispert quiere regular aparte las parejas homosexuales por considerar que éstas no pueden considerarse propiamente familias ya que no pueden engendrar hijos.

El consejero de la Presidencia, Xavier Trias, se manifestó ayer partidario de evitar nuevos desencuentros entre el PP y CiU y negó que pueda responsabilizarse a los nacionalistas de la derrota del grupo del Gobierno recordando que la proposición era de Coalición Canaria, que también son socios del Ejecutivo de José María Aznar. "Si el ministro Arenas dice que Celia Villalobos ha hecho bien votando contra su partido, no veo por qué puede decir el PP que nosotros hemos actuado mal", declaró.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de mayo de 1997