BIOQUÍMICA - REACCIONES PRIMITIVAS

Receta de la vida en un planeta nuevo

La teoría de que la vida en la Tierra empezó alrededor de un volcán, tal vez en fuentes geotermales submarinas en las que la lava hierve a través del suelo oceánico, ha recibido un nuevo impulso por la reconstrucción química de un paso esencial en el metabolismo de las células vivas. Si este último descubrimiento es correcto significa que la receta para crear vida en un planeta recién formado es algo así: salpicar unas gotas del oro de los tontos (pirita de hierro) y rociar níquel en agua, añadir un olor fuerte, del huevos podridos (causado por el gas sulfuro de hidrógeno) y monóxido de carbono, calentar la mezcla hasta que parezca un volcán y dejarla cocer a fuego lento durante un eón (mil millones de años).Alguna forma de reacción química natural presumiblemente precedió a la emergencia de las primeras células vivas hace algo más de 3.500 millones de años. Pero la naturaleza de esas reacciones ha sido muy discutida desde la teoría básica propuesta por Stanley Miller. El último esfuerzo para reconstruir la química prebiótica ha sido realizado por Claudia Huber, de la Universidad Técnica de Munich (Alemania) y su colega Günter Waechtershaeuser, que han dado a conconer su investigación en la revista Science.

El experimento, ya clásico, realizado por Miller en 1953 parecía resolver el problema científico de cómo empezó la vida, al menos en rasgos generales. Él tomó un poco de agua -el océano-, metano, amoníaco e hidrógeno -la atmósfera terrestre primitiva- y disparó chispas eléctricas en la mezcla para simular los rayos. Tras varios días descubrió que muchos compuestos típicos de las células vivas, incluidos aminoácidos (los ladrillos básicos de la proteínas), se habían formado en la mezcla. Parecía sólo una cuestión de tiempo averiguar cómo los componentes básicos se habrían combinado en las complejas moléculas de la vida. Pero dar el paso siguiente en esta brillante línea de investigación resultó muy difícil.

Las fuentes geotermales submarinas, observadas directamente por primera vez hace 20 años, han ganado interés como posible origen de la vida del planeta. Estos volcanes submarinos albergan todo un extraño repertorio de criaturas desconocidas y muchas especies arcaicas.

Las fuentes expulsan aguas calientes cargadas de productos químicos, incluido el monóxido de carbono, el sulfuro de hidrógeno y varios sulfuros metálicos.Waechtershaeuser sostiene que muchas reacciones importantes para el origen de la vida se produjeron en sulfuros de hierro, llamados oro de los tontos. En su último experimento ha. demostrado que con un poco de sulfuro de hierro y de sulfuro de níquel para ayudar a la reacción, los gases presentes en las eyecciones de los volcanes submarinos forman ácido acético y una forma activada de este compuesto.

La síntesis de estos compuestos químicos demuestra una vía natural de enlazar átomos de carbono, la base del repertorio químico de la célula viva, y la forma activada del ácido acético es un componente vital del ciclo de metabolismo de energía.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción