Indemnización definitiva de 21 millones a una familia por ruido

La Audiencia de Murcia ha fijado definitivamente en unos 21 millones de pesetas el importe por la indemnización -establecido por la juez de primera instancia en unos 50 millones- que deberá pagar la empresa Vegetales Congelados, SA (Veconsa) y Ayuntamiento de Alguaz (Murcia) a una familia, por molestias y ruidos que les produjo dicha industria, no impedido por la corporación municipal. La sentencia mantiene en 17 millones la compensación a Pascual Fernández, Pilar Figueroa y sus dos hijos por el abandono de su domicilio, pero reduce los daños morales al coste del alquiler de una vivienda desde mayo 1991 hasta el 24 de mayo de 1997, fecha del fallo, lo que pone más de cuatro millones.Este último concepto de la indemnización continuará devegándose, según la sentencia de audiencia, hasta que "cese la injerencia". La familia afectada evaluó muy positivamente la decisión judicial y anunció, a través de su letrado José Luis Mazó que no recurrirá el fallo, que constituye. "una gran victoria para miles de personas que en toda España sufren ruidos intolerables que degradan sus condiciones de vida".

La sentencia aplica la doctrina del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo, que en 1994 condenó a la justicia española por desproteger a la familia de Gregoria López, perjudicada por los olores de los vertidos de una depuradora de Lorca (Murcia).

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS