Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El botín suizo

Los problemas de Mobutu Sese Seko se acumulan. Si el regreso a la capital se presenta complicado, con los rebeldes en condiciones de asaltar Kinshasa en pocos días, la aternativa del exilio no es dulce. El responsable de Economía del Gobierno de Kabila, Mawapanga Mwana Nanga, educado en EE UU, ha pedido a Suiza que congele todos las cuentas (secretas) del dictador. Es la primera reacción de los rebeldes al informe publicado por el Financial Times.

Lo más importante es que las autoridades suizas han respondido con celeridad, asegurando que estudiarán el asunto. Es la primera vez que Suiza se hace eco de una petición formulada por un grupo que no está en el poder. Tal vez tenga algo que ver con la reciente visita de una delegación de empresarios de ese país a Lumbumbashi, cuartel general de Kabila.

Hace tres semanas, Suiza tomó una decisión sin precedentes cuando devolvió al actual Gobierno de Malí parte de la fortuna del ex dictador Musa Traoré, quien la había sacado del país cuando era presidente y enviado a lo que hasta hace muy poco era santuario de fortunas dudosas. Ahora, el espectro del escándalo del oro nazi también puede perjudicar a Mobutu.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de mayo de 1997