Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los órganos de dirección de CC OO y UGT dan su respaldo a la reforma laboral

Los máximos órganos entre congresos de UGT y CC OOrespaldaron ayer mayoritariamente el acuerdo suscrito con la patronal sobre la reforma laboral. En UGT, la votación fue de 139 votos a favor (99,28%) y uno en contra. En CC OO, el marcador fue menos rotundo, 114 a favor (78,6%) y 31 en contra (21,41%). El pacto no se libró de las críticas habituales. El coordinador de Izquierda Unida, Julio Anguita, aseguró que los problemas que generará la reforma comenzarán a percibirse en seis o siete meses.

La reforma laboral recibió ayer un nuevo espaldarazo de las centrales sindicales. Esta vez fueron los máximos órganos entre congresos de UGT y CC OO los que aprobaron su contenido, al igual que lo hiciera la semana pasada la confederación empresarial.El comité confederal de UGT dio el visto bueno al pacto con una abrumadora votación. Tan sólo uno de sus 140 componentes, un representante de la Federación de Servicios, se pronunció en contra. En CC OO, la diferencia fue más reducida, paro también contundente. El consejo confederal del sindicato que dirige Antonio Gutiérrez aprobó el texto con un 78,6% de los votos a favor y un 21,4% en contra.

Gutiérréz tuvo la respuesta negativa que esperaba del sector crítico. En UGT parecen haberse olvidado viejos litigios. Agustín Moreno, representante de los críticos de CC OO, insistió en sus críticas al acuerdo. "Esta reforma laboral no creará empleo ni reducirá la temporalidad, sino que simplemente abarata el despido y supone un coladero para rejuvenecer plantillas mediante la destrucción del empleo fijo actual", señaló.

Unas críticas que coinciden con las que continuamente vierte Julio Anguita. El líder de Izquierda Unida dijo ayer que los problemas de precariedad laboral que generará la reforma comenzarán a percibirse en un plazo de seis o siete meses, según Servimedia. En cuanto a sus relaciones con el sector mayoritario de CC OO, explicó que "un buen matrimonio puede tener peleas, lo que no implica el divorcio".

Mientras tanto, continúa el debate sobre si el trámite parlamentario que ha de seguir el acuerdo alcanzado entre los sindicatos y la patronal. El secretario de Comunicación de CC OO, Javier Doz, manifestó que cualquier enmienda parlamentarla que intente modificar el pacto contará con el "rechazo contundente" de las centra les sindicales. Doz salía al paso, de esta forma, de unas declaraciones efectuadas por el presidente de Unió Democratica de Catalunya (UDC), Josep Antoni Duran Lleida, en las que se mostraba partidario de tramitar el acuerdo como proyecto de ley para introducir algunos cambios.

"No sería serio que, cuando se acaba de firmar un acuerdo de este tipo, trabajosamente negociado, se produjeran enmiendas que pudieran afectar de manera sustancial a los contenidos del acuerdo", afirmó el secretario de Comunicación de Comisiones Obreras.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de abril de 1997

Más información

  • Un 21% del consejo confederal de Comisiones vota en contra del pacto