Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente catalán planteará hoy a Aznar su "seria preocupación" por la financiación de la sanidad

A CiU le "preocupa seriamente" que algunos de los acuerdos pactados con el PP estén "encallados" o se resuelvan más lentamente "de lo deseable", declaró ayer Jordi Pujol al término del Consejo Nacional de CDC. El presidente de la Generalitat se refirió explícitamente a la nueva financiación de la sanidad, un asunto que calificó de "capital" y que será abordado con el presidente José María Aznar en un próximo encuentro, que, podría celebrarse hoy mismo en Barcelona, donde ambos políticos coinciden en la asamblea anual del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), aunque "ellos [por el PP] ya saben que estamos inquietos por el retraso", precisó.Este encuentro "no está previsto", pero "es posible que se celebre", declaró Pujol. Anoche ambos coincidieron en una cena oficial del BID.

"No desearíamos llegar a la conclusión, que no hemos llegado, de que no hay voluntad de solucionarlo", añadió Pujol sobre la financiación sanitaria.

Diputados de CiU consideran muy negativo que el PP se haya apoyado en Izquierda Unida para prohibir a empresas y particulares ser titulares de más del 25% del capital de una sociedad prestadora de servicios de televisión digital, o para aumentar de siete a nueve los miembros de la Comisión de Telecomunicaciones, para dar entrada a un representante de IU y a uno más del PP, con lo que se invertiría la correlación de fuerzas pactada anteriormente con CiU. El Grupo Parlamentario Catalán no fue advertido de que los populares votarían con Izquierda Unida.

Pujol, sin embargo, restó trascendencia a estos hechos con el argumento de que no afectaban a asuntos trascendentales para los nacionalistas: "Debemos expresar nuestra disconformidad, pero no es un drama", declaró. De todas formas, a Pujol no le gusta que "habiendo quedado en una cosa, se haga luego otra". El juego de mayorías cambiantes "es peligroso" y "no conviene", advirtió.

El presidente catalán abordó durante la reunión del consejo nacional de CDC su intervención en el debate autonómico en el Senado. Según dijo, considera positivo el debate porque le permitió hacer llegar a la opinión pública los planteamientos de CiU sobre el papel diferente de Cataluña en España, pero no fue tan bien porque populares y socialistas se enzarzaron en una polémica partidista que poco tenía que ver con el fondo del debate. "No me sorprendió, como no me sorprendió que ni Aznar ni nadie contestara a mis planteamientos. Ya dije que no esperaba respuestas. En este sentido fue decepcionante, pero no sorprendente", señaló.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de marzo de 1997