Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de trabajadores europeos marchan en Bruselas por el empleo

No fue una segunda marcha blanca, pero miles de trabajadores europeos acudieron al llamamiento de sus colegas belgas y tomaron durante unas horas los bulevares del centro de Bruselas. El cierre de la factoría de Renault en Vilvoorde ha sido la chispa que ha encendido una larga mecha: la protesta por la apremiante falta de trabajo en Europa.El escenario era el mismo, pero las motivaciones no tocaron con tanta fuerza el corazón de los belgas como lo había hecho en otoño el caso Dutroux. Esta vez no se trataba de salvar a los niños, sino de salvar el empleo. Con todo, entre 30.000 y 40.000 trabajadores -según la policía- y más de 75.000 -según los organizadores y la radio pública francófona- desfilaron unidos por los bulevares que unen la estación del Norte y la estación del Sur de la capital de Europa. Esta vez no fue una marcha blanca, pero sí un desfile multicolor en el que dominaban el rojo y el verde de los principales convocantes, los sindicatos socialista y democristiano belgas. Una marcha tranquila, familiar, amenizada a medio recorrido por orquestas de jazz y grupos corales.

Se trataba de exigir la revocación del cierre de Renault en Vilvoorde pero, sobre todo, de lanzar un mensaje de alerta a todas las patronales y los Gobiernos de la Unión Europea.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de marzo de 1997