Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
DESAPARECE EL PADRE DE LA NUEVA CHINA

Dirigentes de todo el mundo confían en la continuidad política en China

La muerte de Deng Xiaoping tendrá pocas repercusiones en el funcionamiento de China y en sus relaciones con EE UU; según se creía ayer en Washington. Mientras Bill Clinton calificaba al fallecido dirigente chino de "una figura extraordinaria", el Departamento de Estado informaba que no veía de momento motivos para anular el viaje que Madeleine Albright tiene previsto efectuar la semana próxima a Pekín. Por su parte, el Gobierno británico recordaba que fue un hombre clave para el retorno de Hong Kong a China. En la práctica totalidad de las capitales se habló de una esperanza en la continuidad de la apertura en China.En una declaración efectuada en el transcurso de una visita a Boston, Clinton dijo de que Deng fue "una figura extraordinaria de la escena mundial en las dos últimas décadas", y le describió como "la fuerza directora de la decisión china de formalizar relaciones con Estados Unidos".

"Hoy, China desempeña un papel importante en los asuntos mundiales gracias en buena parte a la decisión de Deng de abrir su país al mundo exterior", agregó. "La continuidad del ascenso de China como un gran poder con estabilidad política y apertura económica, que respeta los derechos humanos y, el. imperio de ley y que se convierte en un socio en la construcción de un orden seguro internacional, es del más profundo interés para Estados Unidos y todo el mundo", dijo Clinton.

En Moscú, el canal estatal de la televisión rusa abrió el informativo nocturno así: "Este es el último noticiero del día y el último día de Deng Xiaoping", a quien calificó de "patriarca de las reformas chinas". Agregó que con su muerte termina en China una época de dirección personal y probablemente habrá una dirección colectiva.El gobernador de Hong Kong, el británico Chris Patten, expresó también su pesar por la muerte del líder chino que con su política de "un país, dos sistemas" hizo posible el acuerdo de traspaso de la próspera colonia británica a manos chinas, previsto para el próximo 1 de julio.

Por su parte, las Fuerzas Armadas de Taiwan se encuentran en estado de alerta "para seguir de cerca" los posibles movimientos militares que se produzcan en China continental. El primer ministro japonés, Ryutaro Hashimoto, expresó por su parte sus condolencias por la muerte del nonagenario dirigente y subrayó específicamente el papel de Deng en la firma del acuerdo de paz entre ambos países en 1978.

En los mercados financieros, los analistas afirmaron que no afectó de forma perceptible, y aunque el dólar subió levemente tras el anuncio luego regresó a sus niveles anteriores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de febrero de 1997