Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sólo el 2,9% de usuarios del Insalud eligió especialista

, Los médicos argumentan que la libre elección de especialista, en vigor desde 1993 en territorio Insalud ha sido una más de las causas que han taponado las primeras consultas. Aunque los ciudadanos que han ejercido este derecho han sido muy pocos: sólo un 2,9% según los últimos datos oficiales de octubre de 1996.La encuesta realizada por el Insalud muestra que quien lo hizo fue, principalmente, porque estaba descontento con su médico. Tanto entre los que cambiaron como entre quienes no, hay un importante grupo de personas que consideran complicados los trámites, además de aquéllos que ni siquiera conocen esta posibilidad. Los datos también indican que el derecho a elegir es menos conocido hoy que cuando se implantó.

Tras la lista de espera quirúrgica, el Insalud se propone ahora agilizar la diagnóstica, para lo cual se prevén una serie de medidas como separar en dos listados diferentes las citas rutinarias de aquéllas con sospecha de gravedad, en especial en ginecología, oftalmología y traumatología. Rafael Matesanz avanza que se elaborarán criterios claros sobre cuándo un paciente debe ser derivado a un especialista o, por el contrario, seguir siendo atendido por su médico de familia. Además, algunas especialidades se repartirán el trabajo. Es el caso de alergia o traumatología, que atienden procesos como el asma o problemas articulares, a caballo con la tarea de neomólogos y reumatólogos.

Otra medida prevista, y largamente anunciada, es abrir los hospitales por las tardes con los médicos mayores de 55 años a cambio de que dejen de hacer guardias. Y si todo esto no es bastante, Matesanz se compromete a que se atenderá también consultas en el sector privado con cargo al dinero público.La sanidad catalana emprende su propia reforma, integrando las consultas ambulatorias cada vez más en los hospitales para que sean estos quienes gestionen las listas, explica Xavier Conill, subdirector del área sanitaria del Servicio Catalán de Salud. "Nuestro objetivo es llevar las listas de espera en diagnóstico a un mínimo aceptable. Es un tema importantísimo, pero es imposible llevarlo a mínimos porque la demanda siempre supera a la oferta", asegura. Conill mantiene, además, que "rebajarlo a cero no sería deseable porque se dedicarían fondos necesarios para otras cosas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de febrero de 1997