Navalcarnero cree "positiva" la cifra de destrozos de la fiesta de los quintos

, La "fama de brutillos" que tenían los quintos de Navalcarnero (12.000 habitantes) por los desmanes cometidos en su tradicional fiesta de llamada a filas "casi ha desaparecido después de este fin de semana", según el primer teniente de alcalde de la localidad, Jesús Capote, del PP.

Según Capote, el balance del festejo del pasado fin de semana, en el que participaron 105 jóvenes, ha sido "positivo" en comparación con años anteriores. Los mozos derribaron parte de la pared del parque municipal, quemaron un carro de madera que les prestó el Ayuntamiento y lanzaron contenedores de basura sobre la calzada. Poca cosa, comparada con los daños ocasionados en otros años, en que las calles del municipio aparecían, después del primer domingo de febrero, con escaparates rotos y destrozos en vehículos estacionados.

Las fuertes medidas de seguridad -con presencia de la Policía Local y la Guardia Civil- y la colaboración municipal contribuyeron a que el festejo moderase sus consecuencias. Los responsables de la localidad se gastaron 200.000 pesetas en comida y bebida para los jóvenes a fin de que no se lo exigieran de malas maneras a los vecinos ni a los comerciantes. Dos mozos fueron ingresados en el hospitalcon intoxicación etílica.

Además, las fuerzas de seguridad impidieron que las 2.000 personas que presenciaban el espectáculo en el que los quintos intentaban derribar un árbol se acercasen a la plaza de Segovia. El año pasado, uno de los pinos cayó encima del mesonero mayor de la localidad, que estuvo a punto de fallecer, según relatan los vecinos.

Vistas las consecuencias de la fiesta, el Ayuntamiento de Navalcarnero mantiene su decisión de perpetuar esta tradición siempre que los desmanes no sean excesivos". Capote mantuvo reuniones previas con algunos de los quintos para pedirles civismo e informarles de las medidas de seguridad previstas por el equipo de gobierno.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS