Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Acoso a una 'miss'

Veteranos políticos venezolanos arremeten contra las aspiraciones presidenciales de Irene Sáez

Desde hace un año, la bella alcaldesa del distrito caraqueño de Chacao, Irene Sáez, la soltera más codiciada de Venezuela, se mantiene en la cima de la popularidad. Según las encuestas, su imagen se proyecta incluso como la de una posible candidata a la presidencia de éste país caribeño, que podría entrar en el siglo XXI gobernado por una mujer. Pero el cuento de hadas de esta reina de la belleza, de 35 años, que ganó el título de Miss Universo en 1981, cuando tenía apenas 19, vive hoy su episodio más crítico y decisivo: sus adversarios políticos la quieren destronar.Pero ¿quiénes son los enemigos de Irene? Especialmente, los dirigentes del democristiano Copei, partido al que se la ha visto más cercana ideológicamente. Éstos le critican su falta de participación en las actividades organizativas del partido, lo que debilita su sueño de ser candidata presidencial cuando hay tres fuertes aspirantes -Eduardo Fernández, Donald Ramírez y Humberto Calderón Bertique están pujando por la nominación de la segunda fuerza política de Venezuela para las elecciones del próximo año.

Irene Sáez, que estos días se encuentra en París, aún no se ha inscrito en ningún partido, pero sí milita sentimentalmente en Copei por su noviazgo con Enrique Mendoza, el gobernador democristiano de la provincia de Miranda, que rodea Caracas, y por la defensa y la promoción de su candidatura que ha hecho el presidente de esta organización, el ex presidente Luis Herrera Campins.

La pregunta mil veces formulada es cuándo va a lanzar su candidatura. Ella siempre evade la respuesta. No tiene prisa y todavía se lo está pensando como en las tantas ofertas matrimoniales que la han propuesto, una de ellas la de Mendoza, del que ha dicho: "Le he puesto en segundo plano por mi trabajo en la alcaldía". Como mucho, ha afirmado que, "si llegara el caso de ser comandante. en jefe, yo asumiría esa responsabilidad con plenitud".

Entretanto, ella coquetea con la dirección de las cuatro principales fuerzas políticas, enfrascadas como están en la pelea interna de las candidaturas. Sólo asiste a los aniversarios de los partidos, como se la ha visto este mes en los de Copei y el Movimiento al Socialismo (MAS), en donde, para eludir la definición de su nominación, señala: "Lo importante es lograr un consenso nacional", sin precisar cuál. Pero añade en un discurso memorizado: "Los problemas tenemos que enfrentarlos todos, bajo una misma dicción y un mismo esquema de vocación de servicio. público, sin distinción de partido político ni de religión".

La alcaldesa de Chacao administra un pequeño municipio capitalino de 900 hectáreas urbanizadas donde viven 60.000 personas. Está considerado como el municipio más rico del país, pues allí residen los centros financieros, las embajadas y restaurantes más lujosos. Se ha convertido en un modelo para el resto de los ayuntamientos y comparte el area metropolitana de Caracas.

Aun cuando Irene Sáez logró el consenso de los políticos para su postulación en Chacao, una alcaldía nueva creada hace cuatro años especialmente a su medida, y a pesar de que ha hecho una magnífica gestión, ahora se presentan reparos con respecto a su proyección ante las presidenciales del año próximo.

Hay dudas sobre su capacidad. La opinión generalizada es que no es lo mismo gerenciar un municipio rico que gobernar un país mayoritariamente pobre. Según el dirigente izquierdista Moisés Moleiro, "hay una movida de empresarios que están detrás de Irene en un municipio con pocos problemas y mucho dinero". Y para el ex presidente Carlos Andrés Pérez, la ex Miss Universo es "un producto del antipartidismo, pero eso en la campaña electoral va a ser conducido de otra manera".

Pero la alcaldesa confiesa sentirse capacitada para "asumir las responsabilidades que se me presenten", y se defiende con el argumento de que la belleza de Chacao puede trasladarse a todo el país. "El dinero no lo es todo. Somos un país rico. No un municipio rico".

Está por ver si logra o no coronarse como presidenta de Venezuela. Lo cierto es que uno de los astrólogos más populares, José Bernardo Gómez, el que vaticinó la muerte de Rafael Caldera, no le da ningún futuro a la ex Miss Universo en las próximas elecciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de enero de 1997