Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Defensa desbloquea los ascensos en la Guardia Civil, salvo los de teniente a capitan

El ministro de Defensa, Eduardo Serra, se ha comprometido a desbloquear la próxima semana la situación de unos 50 de los alrededor de 100 miembros de la Guardia Civil cuyos ascensos están controlados desde hace dos meses por el caso del teniente Pedro Gómez Nieto. A este oficial, investigado por su presunta relación con actividades de los GAL, le corresponde ascender a capitán, pero el Gobierno no se decide a dar luz verde para ello. Esto ha causado la paralización de todos los ascensos desde sargento a coronel.

Ningún guardia civil ha progresado en el escalafón profesional desde que el 26 de noviembre subió a capitán el hasta entonces teniente Jesús Alvarez Martínez. A partir de esa fecha, Defensa ha dejado congelados todos los ascensos: los de 40 sargentos que deben pasar a teniente; los de alrededor de 20 oficiales jefes, a los que les toca ascender un grado más, y, sobre todo, el aproximadamente medio centenar de tenientes a los que les corresponden ya las tres estrellas de capitán."Estos ascensos son teóricamente automáticos, pero la verdad es que están paralizados", según fuentes de la Guardia Civil, que reconocen que el motivo de esta situación está en conexión con el caso del teniente Pedro Gómez Nieto, ex jefe del grupo de Patas negras del ex director general Luis Roldán y hoy destinado en el Cesid.

La congelación de los ascensos ha provocado un fuerte malestar, más o menos soterrado entre los afectados por la indecisión del Ministerio de Defensa según fuentes del instituto armado. Éstas, sin embargo, aseguran que Defensa ha prometido resolver el asunto la próxima semana, aunque sólo lo hará a medias: dará vía libre a todos los ascensos, excepto en lo referente a los casi 50 que deben progresar de teniente a capitán, es decir, aquéllos que se hallan en la misma situación de Gómez Nieto.

'Caso Lasa-Zabala'

Gómez Nieto, que es teniente desde 1990, se halla en libertad y la Audiencia Nacional revocó el pasado octubre el procesamiento que pesaba sobre él por su presunta relación con el secuestro y asesinato en 1983 de los supuestos etarras José Antonio Lasa y José Ignacio Zabala. Pese a eso, el Gobierno duda de la "oportundidad" de elevarle de grado.El director general de la Guardia Civil, Santiago López Valdivielso, que ayer visitó la Comandancia de Toledo, rehusó pronunciarse sobre el espinoso conflicto suscitado en el cuerpo por la congelación de los ascensos por el caso Gómez Nieto. Prefirió pasar la patata caliente alMinisterio de Defensa diciendo que el asunto es competencia de este departamento.

Por otra parte, el Consejo de Ministros podría ascender la próxima semana a general de brigada al coronel Dámaso Luis Alonso González, jefe del Servicio de Información antiterrorista de la Guardia Civil, ya que ayer se produjo una vacante de general por el pase a la reserva de Quintiliano Pérez Monedero, jefe de la Zona de Valencia.

Fuentes del instituto armado dan por "seguro" que Alonso será ascendido -así lo anunció ya hace un mes López Valdivielso- pese a que en otros ámbitos de Interior suscita algunos recelos su vieja y estrecha amistad con el general Enrique Rodríguez Galindo, procesado precisamente por el caso Lasa-Zabala.

Según los mismos medios, es previsible que Alonso deje su actual cargo de responsable de la lucha antiterrorista de la Guardia Civil y que sea destinado a Valencia en sustitución del general de división Pérez Monedero. No se considera probable quehaya una remodelación más amplio dentro de la actual cúpula.

López Valdivielso reiteró ayer que, dentro de la reestructuración prevista en la Guardia Civil, la demarcación de Toledo dejará de depender de Madrid y pasará a convertirse en una cabecera de Zona. Este plan está acorde con el deseo del Ministerio del Interior para adaptar el despliegue territorial de la policía y la Guardia Civil al diseño resultante del mapa autonómico.

Todavía está pendiente de recibir aprobación otro de los principales proyectos de López Valdivielso, consistente en reducir en varios, cientos de agentes la mastodóntica estructura burocrática que fue creada en la sede de la dirección general de Madrid durante el mandato de Roldán. Este plan ya fue ideado por la viceministra de Interior Margarita Robles durante el anterior Gobierno socialista, pero no se hizo realidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 25 de enero de 1997

Más información

  • El 'caso Gómez Nieto' afecta a la situación de sus compañeros