Crítica:THE PHANTOMCrítica
i

La fuerza de las calaveras

Hollywood siempre se ha interesado por los héroes de historieta gráfica, pero desde el enorme éxito a finales de la década de los setenta de Superman, estas producciones son cada vez más habituales allí. Ahora le llega el turno a The Phantom (entre nosotros El hombre enmascarado) y los resultados son similares a los logrados en otras ocasiones.Está dirigida por el poco atractivo realizador australiano Simon Wincer y protagonizada por su tosco e inexpresivo compatriota Billy Zane. Aquí, El hombre enmascarado se enfrenta al malvado Xander Drax para evitar, con la fuerza que le dan las tres calaveras de Touganda, que llegue a dominar el mundo, dando como resultado una sucesión de disparatadas aventuras, ligadas con una muy débil estructura dramática, en cuyo fondo late una idea interesante pero infradesarrollada.

The Nantom

Director: Simon Wincer. EE UU, 1996. Intérpretes: Billy Zane, Kristy Swanson, Catherine Zeta Jones. Madrid: cine Acteón.

Frente a unas películas de aventuras cada vez más misóginas y asexuadas, El hombre enmascarado presenta- un curioso triángulo: una clara rivalidad amorosa por Kit Walker, el hombre enmascarado, entre la malvada Sala y su novia Diana, que, además, tiene una curiosa conclusión.

Resulta que, a pesar de ser mucho más atractiva Sala (a causa de su maldad y por estar encarnada por la sensual galesa Catherine Zeta Jones) que Diana Palmer (por ser la buena y por estar interpretada por la anodina Kristy Swanson), a Kit Walker, sólo preocupado en combatir la crueldad y la injusticia, le da igual una que otra, lo que al final aprovecha Sala para irse con Diana y dejar al enmascarado luchando contra los piratas, sus milenarios enemigos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0021, 21 de diciembre de 1996.