Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La TV pública deja sin sueldo a los creadores

La sociedad de autores reclama 4.000 millones a RTVE y las autonómicas

Las televisiones públicas tienen suspendidos de sueldo, que no de empleo, a los creadores españoles desde 1995. Esta es la imputación que la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) lanza contra el Ente Público de RTVE y las televisiones autonómicas, a las que reclama cerca de 4.000 millones de pesetas Por este concepto. Por su parte, las televisiones públicas niegan que adeuden esta cantidad, ya que no aceptan el criterio sobre él que la SGAE establece sus tarifas.Después de más de un año de negociaciones, el desencuentro ha llegado a los tribunales, cuyas primeras sentencias están previstas para principios de 1997.

Compositores como el maestro Rodrigo; cantautores como Joan Manuel Serrat o José Luis Perales; grupos como Ketama, Radio Tarifa, Oskorri o Milladoiro -muy importantes en el repertorio de algunas cadenas autonómicas- o incluso los herederos de Manuel de Falla, de quien se cumple ahora el 50º aniversario de su muerte, no han visto un duro desde hace más de un año por la utilización de sus obras en las televisiones públicas.

Javier Trujillo, director de Radiodifusión y Comunicación Pública de la SGAE, explica que el conflicto surgió cuando a fines de 1994 y contraviniendo acuerdos anteriores, las televisiones autonómicas reivindicaron el mismo trato que las televisiones privadas. Algo que no tiene razón de ser, a juicio del directivo de la SGAE, "ya que mientras las públicas se financian tanto por subvenciones como por publicidad, las privadas sólo lo hacen mediante anuncios o abonados".

La SGAE llegó a un acuerdo en julio de 1994 con las cadenas privadas para que éstas pagasen a partir de 1997 el 1,9% de sus ingresos de explotación (que son meramente comerciales) sin ningún tipo de deducción. "Ese acuerdo se está cumpliendo y actualmente la SGAE no tiene ningún contencioso con las privadas", afirma Trujillo. Otro cantar es el caso de las públicas. El pacto con ellas consistía en el cobro gradual de un porcentaje sobre el total de sus ingresos de explotación (incluidas subvenciones) hasta llegar al 3,8% el año que viene. Además, las cadenas públicas se beneficiarían de deducciones y acuerdos de promoción cultural. Ese porcentaje se desglosa en un 2,8% por derechos de comunicación y 1% por derechos de reproducción.

"La ruptura se produjo cuando las televisiones públicas pidieron pagar el 1,9% de sus ingresos comerciales únicamente", señala Trujillo, quien cifra la deuda de las autonómicas con los autores en 2.100 millones de pesetas (1.300 correspondientes a 1995 y 900 al año en curso) y la del Ente Público de RTVE en 1.700 millones (referidos al último trimestre de 1995 y los primeros nueve meses de 1996).

"Hemos demandado a todas las cadenas públicas por incumplimiento de contrato. Su actitud es injustificable y sólo revela su falta de sensibilidad ante los derechos de los autores, que parecen considerar calderilla. Es una afrenta a todos los creadores, empezando por los propios autores de sus comunidades autónomas", añade Trujillo.

Una versión muy diferente ofrecen las cadenas autonómicas. Fuentes de la FORTA -el organismo que gestiona numerosas actividades conjuntas de dichas televisiones- sostienen que a finales de 1995 y acogiéndose a "la cláusula de parte más favorecida" firmada con la SGAE reivindicaron ser tratadas igual que las privadas. La diferencia entre los dos criterios para fijar la tarifa es de "más de 1.000 millones de pesetas", según calculan las citadas fuentes.

La dirección de TVE, cuyo contrato con la SGAE data de 1991 y que exige también el mismo trato que las privadas, se limita a expresar su confianza en que la justicia decida quien tiene razón.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de diciembre de 1996