Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TERROR EN PERÚ

Fujimori opta por abrir el diálogo con los secuestradores

El representante de la Cruz Roja Internacional, Michel Minnig, y el embajador canadiense, Anthony Vincent, que estaba entre los secuestrados, tienen previsto establecer el contacto con Polay. Otras gestiones diplomáticas, y políticas, en las que participan algunos de los 18 embajadores secuestrados y miembros del Gobierno peruano, se sucedían a última hora de ayer. El ministro de Exteriores de Japón está ya en Lima en busca de una solución pacífica. La tensión aumentó esta madrugada cuando se oyeron dos detonaciones de arma de fuego en el interior del recinto diplomático y durante algunos minutos se produjo una avería en el suministro eléctrico de la zona. La calma volvió enseguida y otros cuatro rehenes fueron puestos en libertad, tres japoneses y un peruano, uno de ellos en silla de ruedas. Mientras tanto, el arzobispo de Lima, Augusto Vargas, invocaba la mediación del Altísimo: "Dios es el único que puede arreglar esto. Es el único que hace milagros", dijo el cardenal mientras convocaba una rogativa masiva del pueblo peruano. Lo único cierto son las entradas y salidas de miembros de la Cruz Roja en la embajada, donde los rehenes acusan ataques de asma, hipertensión y dolores esestomacales.

MÁS INFORMACIÓN

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de diciembre de 1996

Más información

  • En la Embajada de Japón hay 460 rehenes