Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA CRISIS DE LA AUDIENCIA NACIONAL

El dimisionario, posible juez de los GAL en el Supremo

Francisco Siro García Pérez, magistrado de 60 años, podrá juzgar el caso GAL desde el Tribunal Supremo, si el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) admite su renuncia a la presidencia de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional y le adscribe a la Sala Segunda de lo Penal del Tribunal Supremo. En el CGPJ intentaron ayer convencer a García de que retire su dimisión, esperanza ya abandonada en la Audiencia Nacional, desde donde se informó a este periódico que el todavía presidente de la Sala de lo Penal de este órgano judicial no dejará inmediatamente su cargo, sino que esperará hasta que sea cubierta la presidencia de la sala, para lo que se calcula un plazo de unos tres meses.Si la vista del caso GAL-Segundo Marey -que se celebrará en la Sala Segunda de lo Penal del Tribunal Supremo por haber un aforado entre los procesados: el diputado socialista y ex ministro del Interior José Barrionuevo- se realiza después de que sea cubierta la presidencia de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional y el CGPJ adscribe a García a la Sala Segunda del Supremo, no habrá problemas para que este magistrado intervenga en la vista. Fuentes de la Audiencia Nacional aseguran que no se encuentra contaminado por el caso Amedo y Domínguez, ya que no formó parte del tribunal que condenó a 108 años de cárcel a ambos policías.

El asunto se ve más problemático desde el CGPJ, en donde ayer se prefería que García retirará su dimisión, ya que existen posibilidades de que el pleno del CGPJ no se la admita. Diversas fuentes del órgano de gobierno de los jueces recordaron que la Ley Orgánica del Poder Judicial prevé el cese en el cargo mediante dimisión del presidente de la Audiencia Nacional y de otros órganos judiciales, pero no de los presidentes de sala.La mencionada ley establece, en cambio, el sistema de provisión de las plazas de presidentes de sala, a propuesta del CGPJ, con magistrados del Supremo o con quienes sean promovidos a esta categoría. García tiene categoría de magistrado del Supremo, pero sin plaza en este momento. Para su adscripción a la Sala Segunda del Supremo sería preciso que el CGPJ le admita la dimisión en la presidencia de sala que ostenta y que, o bien cubra la vacante dejada por José Augusto de Vega, o bien, para no perjudicar a los candidatos a ésta, sea adscrito a dicha sala como un magistrado más, que ya perteneció a la misma.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de diciembre de 1996

Más información

  • El presidente de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional seguirá mientras se cubre la plaza