Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:CANCIÓN

Esa blanca un peligro

Mestisay, uno de los grupos punteros de la música popular canaria, suena magníficamente en directo. Presentaban su último disco, La rosa de los vientos, formidable retablo mestizo donde se dan la mano Cuba, Argelia, Guinea, Brasil, Venezuela, Portugal y la Macaronesia (Azores, Madeira, Cabo Verde y Canarias). Surgieron hace 15 años y han grabado 12 álbumes.No llenaron el teatro Monumental. Los godos todavía no se han percatado de su categoría, pero es seguro que antes de un año abarroten allá donde vayan. Ahora bien, Meitisay, más que un grupo, es una orquesta estupenda que acompaña a una solista de largo alcance, Olga Cerpa. Ella irrumpe en escena unos segundos después que el resto de la formación. Recibe, por tanto, un aplauso personalizado y, quizá,estudiando.

Mestisay

Olga Cerpal Manuel González, Mario Rodríguez, Antonio Montesdeoca, Manuel Alonso,Alfonso Estupiñán y Juan Carlos Monzón. Teatro Monumental. Madrid, 9 de noviembre.

Divismo

Durante el concierto se constataron evidentes aromas de divismo, desde la vestimenta (vaporosa y transparente labor de ganchillo) hasta los gestos, los constantes atusamientos capilares y los tanteos de empaque glamoroso. La verdad es que su voz deslumbra Cantaba "Ay, Tronquillo, esa negra es un peligro". Y ella, blanca también lo es. Hubo momentos especialmente intensos: Fado del mar, Donde te lleve el corazón, Canciones del Sur, Sulema o Esa folía temblorosa: "Para cantar las folías no es necesario talento; todo aquel que haya llorado las canta con sentimiento". Olga Cerpa sabe de lágrimas. Hubo una referencia demagógica a Zaire por parte del líder y compositor del grupo, Manuel González. Una lástima, acaso comprensible, pero torpe.En un intermedio, el público quedó deslumbrado por el instrumentista de timple José Antonio Ramos. También Las Hijas del Sol, el dúo guineano, provocaron entusiasmo.

Mestisay es una fiesta. La rosa de los vientos llegará lejos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de noviembre de 1996

Más información

  • MESTISAY