Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:TEATRO

Un mensaje de hace 150 años

Jane Eyre está vendiendo en estos momentos ' en Inglaterra 850 ejemplares diarios: la primera edición es de 1987. Este nuevo lanzamiento se debe a una película, pasada por la televisión; una más de las varias que se han hecho (recuerdo muy especialmente la de Joan Fontaine y Orson Welles) de la historia de la huerfanita que ama a un hombre que la oculta que está casado, pero cuya esposa es una pobre loca encerrada en los altos de la casa, que se abrasa en un incendio. Y ella se casa con el pobre viudo, que se ha quedado cielo... Bueno, es sólo una referencia: la novela la escribió Charlotte Brontë, una de las famosas hermanas poetas, novelistas, fantásticas y geniales. Y ella es el personaje de un monólogo con acompañamiento -quiero decir, de actriz, pero con un hombre que apenas sirva para subrayar algunas escenas y para que ella se dirija a alguien- que interpreta Laura Cepeda en el teatro Alfil, dentro del Festival de Otoño.Es más su trabajo el que interesa que el monólogo en sí, que recoge una época de la vida de esta novelista, hasta su promesa de matrimonio con un párroco, y hace referencia a sus no menos famosas hermanas: la más famosa de ellas, Emily, autora de la novela Cumbres Borrascosas.

Brontë

Brönte, de William Luce. Traducción de Natalia Ferrán Graves. Versión de Laura Cepeda. Intérpretes: Laura Cepeda, Antonio Caro. Compañía Canalla Teatro. Dramaturgia y dirección de Miguel Morón. Festival de Otoño. Teatro Alfil.

Interesa también, a juzgar por el público y sus reacciones, a las mujeres que escuchan cómo tuvieron que escribir con nombres masculinos para salvar los prejuicios, cómo hicieron así sus vidas y llegaron a sus cumbres.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de noviembre de 1996

Más información

  • 'BRONTË'