Margarita Robles confirma que la Guardia Civil obstaculizó la investigación del 'caso Lasa-Zabala'

La ex secretaria de Estado de Interior Margarita Robles, declaró ayer ante el juez Javier Gómez de Liaño que la Guardia Civil entorpeció la investigación efectuada por la policía del caso Lasa-Zabala, según informaron fuentes jurídicas. La ex viceministra, que compareció en calidad de testigo, no realizó imputaciones contra ninguna persona concreta. Sí confirmó que desde el instituto armado se habían efectuado seguimientos a testigos, ratificando de forma genérica la declaración efectuada en este mismo sentido el pasado 13 de agosto por el comisario Enrique de Federico, según la cual el entonces director general de la Guardia Civil Ferran Cardenal había obstaculizado las pesquisas.

Más información

Margarita Robles ordenó en 1995 -a raiz de la aparición de los cadáveres de los presuntos etarras José Antonio Lasa y José lgnacio Zabala- la creación de una comisión mixta de policías y guardias civiles, dirigida por el entonces comisario general de policía judicial, Enrique de Federico, y el general de la Guardia Civil Francisco de Fuentes Pedra, para que investigasen las circunstancias de esos secuestros, torturas y asesinatos, ocurridos en 1983.Robles se refirió ayer a la poca diligencia demostrada por parte de la Guardia Civil en el esclarecimiento de los hechos. También a que fue la policía la que hizo las mayores aportaciones de datos al proceso judicial, entre otros, aquellos que han permitido procesar como autores materiales de las muertes de los jóvenes a los ex guardias del cuartel de Intxaurrondo (San Sebastián) Enrique Dorado Villalobos y Felipe Bayo Leal, y como autor por inducción al general Enrique Rodríguez Galindo.

La ex secretaria de Estado compareció ante el juez muy elegante -vestido, medias y zapatos negros y chaqueta de cuadros negra y roja- durante 45 minutos. En su declaración no acusó directamente a Ferran Cardenal de dificultar la investigación, como había hecho De Federico, pero sí de forma implícita. Robles explicó que las trabas a la policía y los seguimientos existieron y que cuando se detectaron se pusieron en conocimiento del responsable -en referencia a Cardenal- para que los cortase de raíz, algo que no sucedió.

Interferencias

De Federico, que actualmente es jefe superior de policía de Granada, relató al juez el 13 de agosto que agentes de la Guardia Civil habían efectuado constantes interferencias a su labor y detalló la vigilancia sistemática a que estaba siendo sometido uno de los principales testigos de cargo en el caso, el arrepentido Pedro Luis Miguéliz Dabadíe, Txofo. También narró cómo Robles y el gobernador civil de Guipúzcoa, Juan María Jáuregui, ordenaron a Cardenal que retirase el dispositivo de vigilancia de sus hombres sobre Txofo. Los guardaespaldas del arrepentido, sin embargo, escribieron al director general de la policía, Ángel Olivares, para informarle de la continuidad de la vigilancia. La ex viceministra confirmó ayer la veracidad de la declaración de De Federido.Ferran Cardenal ya declaró ante el juez el pasado 14 de octubre y negó que él o sus hombres hubieran puesto trabas a esta investigación. En una declaración muy tensa, añadió también que no supo de seguimiento alguno al testigo Txofó.Cardenal y Margarita Robles representaban posturas enfrentadas en el Ministerio del Interior. Aunque la segunda era superior jerárquica del primero, éste era un hombre respaldado por Narcís Serra, por lo que disfrutaba de una amplia independencia.En fuentes próximas a Margarita Robles, que el próximo mes de noviembre se incorporará como magistrada a la Sala de lo Contencioso Administrativo de la Audiencia Nacional, se señaló que la ex viceministra no quería tener que declarar sobre este asunto. No deseaba que su intervención se interpretase en clave de venganza.

A la salida de la Audiencia Nacional, Margarita Robles manifestó a los periodistas que hubo un compromiso del anterior Gobierno de llegar hasta el final en el esclarecimiento de las muertes de Lasa y Zabala y que confía en que la Justicia, al final, determinará quiénes son los verdaderos responsables. La ex viceministra se refugió en el secreto del sumario para no revelar los detalles de su declaración ante el juez aunque, a preguntas de los informadores, señaló que la comisión de investigación, que ella promovió a raíz del descubrimiento de los cadáveres en Busot (Alicante) trabajó a fondo y que su labor no fue obstaculizada, en contra de lo que ella misma había declarado ante el magistrado.

La instrucción del caso Lasa-Zabala se encuentra en la recta final y podría concluirse antes de final de año, según fuentes de la Audiencia. Gómez de Liaño está a la espera de varios informes periciales y de la recepción de datos relativos a los patrimonios de varios de los procesados. Luego les tomará declaración para contrastar los datos. El magistrado aguarda también la localización de dos vehículos en los que presuntamente fueron trasladados Lasa y Zabala desde el Palacio de La Cumbre, en San Sebastián, a Alicante.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 26 de octubre de 1996.

Archivado En:

Te puede interesar

iAhorro

Lo más visto en...

Top 50