Ondas sincronizadas

La emisión electromagnética procedente de un objeto celeste puede captarse con varias antenas a la vez y, si se suman con gran exactitud las ondas de luz que llegan a cada una se logra la resolución -no la sensibilidad- de un telescopio del tamaño equivalente a la distancia máxima que separa a las antenas cuya señal se sincroniza.Esta técnica, denominada interferometría, se utiliza desde hace años en radio astronomía. La instalación conectada más grande hasta ahora es el VLA, de Socorro (EE UU), formado por 27 antenas que pueden separarse hasta 36 kilómetros.

1 . La sincronización de fase de las ondas de radio es relativamente sencilla. Pero las cosas se complican mucho más cuando se quiere hacer lo mismo en longitudes de onda menores.

Más información

"La sincronización de la señal en el interferómetro se hacede forma electrónica", explica Antxón Alberdi, del Instituto de Astrofísica de Andalucía. "Hay que compensar la diferencia de camino de la onda que llega a las diferentes antenas retrasando unas u otras señales para que coincida la fase en el registro. Esto se hace con unos programas de software retardadores". También hay que tener en cuenta las oscilaciones en la atmósfera que alteran la onda que llega a las antenas.Hasta ahora, la tecnología permite hacer interferometría sincronizando con exactitud radioondas de hasta tres milímetros captadas con antenas situadas en continentes diferentes. Pero lograr esta combinación exacta de registros en ondas de un milímetro o menos, como pretende el MMA, es mucho más difícil.

Más aún es hacerlo con luz visible e infrarroja, como se prevé con el VLT que el European Southern Observatory construye en Chile. Este ambicioso dispositivo formado por cuatro telescopios ópticos de ocho metros de diámetro cada uno y tres auxiliares, podrá actuar a efectos de resolución como un telescopio de 200 metros. Los expertos creen que tendrán ultimada la tecnología para esta finísima sincronización hacia el año 2000.

También se hará interferometría, primero en infrarrojo y. luego en óptico, con los dos telescopios Keck, de diez metros cada uno, que, ya funcionan en Hawai. Y se está estudiando la manera de hacer interferómetros espaciales, incluso con antenas situadas en órbita a millones de kilómetros de distancia combinadas entre sí o con otras instaladas en la Tierra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 22 de octubre de 1996.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50