Cartas al director
i

"Una buena educación"

No soy un borrego. Sólo un joven de 17 años, estudiante de COU, que quiere tener una buena educación y un buen futuro. Claro está, siempre hay excepciones, pero la mayoría queremos eso. Pero parece ser que Maastricht y sus imposiciones económicas están por encima de eso, y no importa recortar un 7% del PIB en materia de enseñanza pública si se consigue entrar, cosa que a ningún español de a pie nos han preguntado. Pues bien, quizá consigamos entrar en Maastricht, pero quizá consigamos también tener un país sin gente preparada, con una pésima educación y con poco afán de lucha. Los estudiantes estamos cansados de estudiar así; no es posible aprender en una clase con 40 personas sin prácticas de laboratorio y con escaso material audiovisual.Peor lo tienen las próximas generaciones con ese "invento" llamado ESO, que no podrán estudiar ya asignaturas como latín, la lengua de nuestras raíces históricas.No puedo olvidarme de gran número de profesores que se ven obligados a dar asignaturas que nada tienen que ver con la suya para no ser trasladados. Los perjudicados somos todos, incluso el señor Aznar y su concepción de país integrado en Europa. Quizá acabemos en Maastricht pero... ¿Qué precio deberemos pagar estudiantes y profesores?.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 22 de octubre de 1996.

Lo más visto en...Top 50