Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Denuncian a un bar por vender copas a un niño de 13 años que acabo ebrio en el hospital

La Policía Municipal y los familiares de un chico de 13 años que acabó en el hospital a causa de una intoxicación etílica denunciaron al dueño del bar Sherry, en la calle de Navas de Tolosa (Centro) por servir alcohol a menores.

Una patrulla de la policía vio desde la calle a las 21.30 del viernes a un muchacho con una botella de calimocho dentro del bar situado en el número 3 de la calle de Navas de Tolosa. Los agentes, estupefactos, entraron en el local para averiguar por qué consumía alcohol un menor. Tras denunciar al dueño del local, trasladaron al chico a su casa. En el domicilio el muchacho se desvaneció, cayó al suelo y empezó a sufrir convulsiones debido a su estado de embriaguez, según la Policía, Municipal. Una ambulancia del Samur le evacuó al hospital de la Paz. Allí le practicaron una limpieza de estómago, según los médicos del centro. Recibió el alta a las tres horas de ingresar. Los padres del chico se sumaron a la denuncia de la policía contra el establecimiento.

Según los vecinos de la calle de Navas de Tolosa, el bar Sherry abre durante el día como bodega, y por la noche es el lugar de reunión de decenas de chicos: "Se bebe alcohol sin parar y sin control", dijeron varios vecinos. Otro menor de 13 años también fue descubierto por la Policía Municipal en estado ebrio el pasado viernes cuando caminaba por la calle de Francisco Ramiro 33, en el distrito de Chamartín. Según la policía, el muchacho, eufórico por el consumo de alcohol, destrozó espejos retrovisores de coches aparcados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de octubre de 1996