Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CAMINO HACIA EL MUNDIAL DE FRANCIA 98

Raúl: "He llegado pronto a la selección"

El madridista intimida a los checos, que no han olvidado sus dos goles en Praga

No es fácil intimidar a una selección que acaba de proclamarse subcampeona de Europa, caso de la República Checa, el rival al que se mide mañana España. Cierto que el resucitado fútbol checo respeta al equipo de Javier Clemente -más efectivo en las fases de clasificación que en los campeonatos oficiales-, pero es Raúl quien les produce un molesto cosquilleo en sus tripas. El joven delantero madridista no sólo ha encendido los focos de los periodistas españoles. La prensa checa también le ha aupado a sus primeras páginas. Y es que en Praga no se olvida que hace sólo unos meses, Raúl, con dos goles, eliminó a la República Checa del Campeonato de Europa Sub-21. Un registro llamativo si se tiene en cuenta que Raúl logró tantos goles como los anotados por la selección absoluta en terreno checo desde 1930, cuando jugó por primera vez como visitante. En cinco visitas a suelo checo España ha marcado dos goles y ambos en el mismo partido, en 1990, cuando los españoles cayeron por 3-2 (Roberto y Carlos).

Pese a su popularidad, no hay motivos para sospechar que Raúl vaya a ser titular. Javier Clemente no ha dado pista alguna. Al madrileño no parece importarle y quienes le conocen bien lo ratifican. "Le veo más centrado y animado que nunca", advirtió ayer Rafael Alkorta, su compañero en el Real Madrid.

Un corto camino

Prudente, el nuevo internacional afirmó al término del ligero entrenamiento físico de ayer en el estadio del Dukla de Praga: "No hace siquiera dos años que debuté en primera división, pero me ha dado tiempo a aprender que nada es fácil; yo se muy bien lo que me ha costado llegar hasta aquí".Todo indica que Raúl, al que la baja de Kiko le ha despejado el camino, se disputará el puesto con Julen Guerrero. Javier Clemente siempre le ha etiquetado como un media punta, no como un delantero, y de hecho su posición más retrasada a las órdenes de Fabio Capello en el Real Madrid también ha acelerado su presencia en la selección.

Al respecto, Raúl señaló que trabaja "tanto como cuando jugaba de delantero y tenía que presionar a los defensas contrarios", aunque subrayó que cada vez tiene "mejores sensaciones" en su nueva posición.

Dado el hermetismo de Clemente, caben varias conjeturas: Raúl tiene a su favor un mejor estado de forma; a Julen le avala su mayor experiencia (pese a su juventud ya ha estado en un Mundial y una Eurocopa). Además, quizá Julen, que aún no ha goleado en la Liga, reciba un espaldarazo del seleccionador, partidario de fortalecer anímicamente a sus jugadores cuando están cabizbajos. "Digo yo que la experiencia de Julen le debe servir para algo", apuntó a Raúl, que de forma muy expresiva apostilló: "Yo estoy entre los 19 convocados y puesto a soñar claro que me gustaría ser titular, y marcar algún gol".

Con los pies en la tierra, a pesar su supersónica carrera, Raúl no tiene prisa. Tampoco la tuvo antes de esta primera llamada de Clemente. Desde hace un año el eco de su nombre ha retumbado en los oídos del técnico vasco de forma permanente, pero ayer, en su primer día de concentración con la selección absoluta en el extranjero, se mostró extraordinariamente comprensivo con los motivos del seleccionador. "Sólo tengo 19 años, no sé cómo querían que ya estuviese en la selección hace tiempo". Raúl enfatizó: "He llegado pronto". Antes que su gran amigo Iván de la Peña, al que aseguró no echar en falta.

Quizá por "el buen ambiente" que se ha encontrado en el equipo -"algo que siempre consigue Clemente"- o por la compañía de sus padres, a quienes Raúl ha invitado "para que disfruten del momento como premio a su apoyo". Si debuta, su corazón repartirá más premios. Uno irá destinado a Jorge Valdano, su gran mecenas, "sin el cual quizá también hubiera llegado donde estoy, pero más tarde". Y es que pese a todo, Raúl sigue creyendo que "ha llegado pronto". Para desgracia de los checos, que ajenos al debate español sobre su presencia en la selección, le han convertido en su pesadilla más inquietante.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de octubre de 1996