Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fabricación a mano

El enfoque japonés hace que la fabricación de las micromáquinas sea realizada a mano. El microcoche, por ejemplo, ha sido ensamblado por un técnico con herramientas que habitualmente utilizan los biólogos para manipular células, de manera que cuesta más construir un microcoche que un vehículo de lujo a tamaño real. Los semiconductores, por otra parte, ya están dando resultados prácticos. El mayor avance se ha alcanzado con los minúsculos sensores de presión utilizados en motores de coches, que se fabrican construyendo un diafragma de silicio en un microprocesador y midiendo la amplitud de la curvatura del diafragma. También se están utilizando ya acelerómetros para controlar el accionamiento de los air bags.

Texas Instruments ha desarrollado un aparato del tamaño de un mieroprocesador que permite visualizar imágenes de vídeo. Cada microprocesador contiene miles de espejos de aluminio, de 16 micras de tamaño, y cada uno puede cambiar de posición, reflejando la luz coloreada en una pantalla mayor.

"La tecnología a base de silicio debería ser incluida en el proyecto", afirma Hiroyuki Fujita, profesor de la Universidad de Tokio, y experto en micromáquinas inteligentes realizadas en silicio. Ha fabricado en un microprocesador un mecanismo a base de cientos de cilios flagelantes, cada uno de medio milímetro de largo. Mediante el control del movimiento de los cilios, es posible construir un sistema microtransportador para desplazar pequequeños objetos en una microfábrica.

Límites

Determinar dónde acaba la tecnología convencional y dónde comienzan las micromáquinas es difícil. Los más pequeños engranajes de un reloj, realizados mediante tecnología mecánica tradicional tienen un diámetro inferior a un milímetro, es decir 1.000 micras. Pero el proyecto japonés de micromáquinas pretende desarrollar no sólo componentes minúsculos sino máquinas completas con tamaño inferior al centímetro cúbico.

El proyecto tiene tres campos de aplicación: la máquina para inspeccionar conductos, instrumentos médicos que puedan introducirse a través de vasos sanguíneos y una microfábrica tan pequeña que sea posible colocarla en un escritorio y más eficiente desde el punto de vista energético que una fábrica convencional.

Durante los primeros cinco años del proyecto, varias empresas trabajando por separado han desarrollado gran variedad de minúsculos motores, baterías, células solares, generadores, bombas y máquinas herramienta. Hitachi ha hecho una minúscula máquina hidráulica con una microbomba de 7 milímetros de diámetro que puede estampar letras de menos de 10 micras en aluminio. Seiko Instruments ha desarrollado un taladro microscópico para hacer agujeros de menos de una micra en metal o para aplicarse en galvanoplastia y depositar una mota microscópica de un metal en otro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de septiembre de 1996