Dennis Quaid: "`Me siento como el último héroe"

El actor protagoniza 'Corazón de dragón', un filme de ambiente medieval

Compartir plano con un efecto especial que aparece en 181 tomas generadas por ordenador y que lleva la voz de Seann Connery no fue lo más duro del rodaje de Corazón de dragón. Dennís Quaid (Houston, 1954) interpretó la mayor parte de las escenas mirando a un palo con tres pelotas de tenis que hacía las veces del dragón "Tuve que forzar mi imaginación. Al final acabé hablándole al dragón que hay dentro de mí y todo fue bien", aseguró ayer.

Dennis Quaid llega a la entrevista con una taza de café en la mano y dispuesto a desayunarse un par de croisants y otros tantos plátanos. No es de esos actores que cuando les tienes delante parecen mas pequeños. Es tal cual aparece en la pantalla. Se ha cortado la melena con la que interpretó al último cazadragones. Lleva una camisa clara por fuera, vaqueros y zapatillas de deporte, que luego cambió por un traje para las fotos. Su afición a preparar concienzudamente sus papeles, le condujo esta vez a manejar la espada -"un samurai me enseñó a usarla en mi rancho de Montana"- y a montar a caballo: "El principio del rodaje fue como trabajar en un circo y alistarse en el ejército", aseguró al referirse a una película que narra la relación entre el caballero Bowen y un dragón de cinco metros de alto.Corazón de dragón transcurre en el siglo X y ha sido rodada en Bratislava. Quaid se rompió un dedo en el curso de una pelea durante el rodaje, pero todo el tiempo se sintió como si estuviera interpretando "al último héroe". La última película de Rob Cohen abrirá el Festival de Cine Fantástico de Sitges, y se estrena en España el 14 de octubre. Quaid, que ha dejado la banda de rock con la que tocaba, explicó que el viejo código por el que se movían los caballeros arturianos sigue vigente en el siglo XX.El protagonista de Mi querido detective no tiene miedo a que le encasillen. "Me gusta interpretar personajes muy diferentes".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS