_
_
_
_
_

"A la Justicia no le toca mirar adelante, sino atrás"

El juez Javier Gómez de Liaño, que fue vocal del Poder Judicial a propuesta del PP, utiliza su resolución para parafrasear al presidente del Gobierno, José María Aznar, señalando que "a la Justicia no le toca mirar adelante, sino atrás". Al justificar su petición de que declaren ante él los diputados de la Comisión de Secretos, el juez apostilla que quizá la historia de la Justicia "no deba escribirse con locuciones como correr un tupido velo".El magistrado analiza la recomendación del fiscal Jesús Santos de utilizar otros medios de investigación para "llenar el vacío" dejado por la negativa del Gobierno a la entrega de documentos secretos, y conviene en que, si lo que el fiscal está pidiendo son nuevas diligencias, "ya puede contar con ellas". Añade que algunas de dichas diligencias "ya han iniciado su marcha" y señala que el fiscal, como promotor de la legalidad, "sabe que la Justicia está abocada a la verdad, a toda o a casi toda la verdad".

Más información
El juez Liaño libera a Gómez Nieto y acusa al Gobierno de "entorpecer" el 'caso Lasa-Zabala'

Gómez de Liaño valora su propia propuesta de que declaren los diputados de la Comisión de Secretos no como "producto de lo insólito", ni como "una acción osada", sino como "seguimiento de la templada serenidad de la doctrina jurisprudencial elaborada por magistrados supremos del Tribunal Supremo (...) que es cauce tan obligado como seguro, para todo juez".

El magistrado reproduce parcialmente las ya conocidas resoluciones del Supremo que desestimaron la querella del ex secretario de Estado Rafael Vera contra el juez Baltasar Garzón, y que autorizaron la investigación judicial de los fondos reservados, hasta entonces secretos. Después recuerda que su investigación "no persigue un puñado de infracciones de bagatela o delitos menos graves, sino la evidencia de una tragedia de secuestros, torturas y asesinatos".

Facultad, no obligación

"Por si quedasen dudas", añade, "la declaración testifical de un diputado, lo mismo que la de un funcionario público, (...) no es una obligación, sino una facultad; de manera, pues, que con su eventual comparecencia, no se pretende vulnerar nada ni que nadie vulnere nada. A partir del testimonio autorizado o voluntario, únicamente se trataría de saber, por compulsa, si los documentos que obran en la causa, que son copias, son los mismos o coinciden con los que, en su caso, fueron presentados a la Comisión de Secretos Oficiales".El portavoz de la Asociación Profesional de la Magistratura (APM), José Luis Requero Ibáñez, criticó anoche algunos de los contenidos de este auto. En declaraciones a Antena 3 TV, Requero aseguró que "el juez [Gómez de Liaño] incurre en una tentación, que es plasmar unos sentimientos personales de disgusto con una decisión política". "Los jueces no estamos para criticar decisiones políticas", añadió.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_