Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Banco de España renuncia a seguir a Europa y no rebaja el precio del dinero

El Banco de España mantuvo inalterable ayer el precio oficial del dinero en el 7,25%, negándose a seguir el recorte generalizado en los tipos de interés europeos de la jornada anterior. Mientras que el Gobierno, a través del secretario de Estado de Comunicación, Miguel Angel Rodríguez, afirmaba que la decisión del banco emisor es autónoma, Izquierda Unida y UGT criticaron lo que califican de política monetaria errónea.

El Banco de España dio ayer la razón a la mayoría de operadores, que el jueves apostaba por que el banco emisor español mantendría el tipo de interés en la subasta decenal de cebes (certificados de depósito) celebrada ayer. Las incertidumbres sobre la verdadera evolución de la inflación -tras un IPC en julio de lectura difícil- y la falta de datos sobre los Presupuestos Generales del Estado para 1997 han pesado más en el ánimo de la autoridad monetaria española que la corriente de tipos bajista originada por el Bundesbank el jueves al recortar su tipo repo del 3,3% al 3% y que fue seguida por los bancos centrales de Francia, Italia, Austria, Bélgica, Holanda y Canadá.En la subasta de cebes de ayer, más de un tercio de las cantidades solicitadas (1,6 billones de pesetas, de un total de 3,8 billones) buscaba un descenso en el precio del dinero, pero el banco emisor optó por la postura más prudente dejándolo como estaba, es decir, en el 7,25%.

Interpretaciones

Las interpretaciones sobre esta decisión fueron numerosas. Unas alaban la prudencia del Banco de España, o de su gobernador, Luis Angel Rojo, que después de haber abaratado el precio del dinero un 19,44%, desde el 9% hasta el 7,25%, en cinco meses, prefiere esperar una respuesta clara del sistema económico. Otros, los partidarios de esperar a conocer los Presupuestos, no dudan de que las cuentas del Gobierno irán por la vía de luchar contra el déficit y la inflación, pero consideran que es básico saber qué capacidad de cumplimiento ofrecerán. Finalmente, una tercera postura sobre la repetición de tipos alude a una declaración de independencia por parte del Banco de España frente a las presiones de los mercados y de la clase política, ambos muy activos en las últimas semanas aireando el margen existente para nuevos recortes en el precio del dinero.A este respecto, Salvador Jové, secretario de Economía de IU, señaló que no se mostraba sorprendido por la decisión del banco emisor, "por cuanto el monetarismo a ultranza es una consigna que se viene aplicando con insistencia desde hace tiempo". Jové, al mismo tiempo, denunció que la unión de una "política monetaria restrictiva con el duro ajuste presupuestario puede ser explosivo para España y Europa, y puede conducir a tasas de desempleo desconocidas e insoportables para la población".

UGT también criticó al banco emisor el no haber aprovechado la oportunidad ofrecida por el Bundesbank para bajar los tipos de interés y calificó de "errónea" la política monetaria y fiscal oficial porque perjudica el objetivo de crear empleo.

A este respecto, el secretario de Estado de Comunicación, Miguel Ángel Rodríguez, afirmó ayer, al término del Consejo de Ministros, que la decisión del banco emisor es "autónoma", por lo que no quiso hacer una valoración al respecto. "El Gobierno sólo puede decir", añadió, "que vamos a luchar contra la inflación y contra el déficit público".

Dejando a un lado estas opiniones, los mercados han reaccionado bien ante esa decisión y las correcciones técnicas no han sido aquí mayores que en otras plazas. El diferencial con la deuda alemana, por ejemplo, se situó en 2,52 puntos, con caídas en los precios tanto en el mercado alemán como en el español, en el que la rentabilidad del bono a diez años subió hasta el 8,85% desde el 8,78% del día anterior.

La Bolsa estuvo en línea con los resultados europeos, entre el 0,42% que subía Londres y el 0,08% que bajó Francfort. El mercado de valores español cerró con un avance del 0,17% de cuya neutralidad resulta difícil deducir dirección o intención alguna. La peseta también recuperaba posiciones frente al dólar y el marco, que cotizaban a 125,62 pesetas. el primero y a 84,46 el segundo, en el momento del cierre de los mercados en España, lo que supone una recuperación de 66 céntimos frente al dólar y de seis con el marco.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de agosto de 1996

Más información

  • Izquierda Unida y UGT critican la política monetaria del banco emisor