Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Egin': "Nunca seremos el guardián de nuestro hermano"

El diario Egin reaccionó ayer elogiando abiertamente el comportamiento personal y profesional de sus redactores Andoni Murga y Fernando Alonso, detenidos como presuntos integrantes de un comando de ETA. No obstante, Egin manifiesta: "Nunca seremos el guardián de nuestro hermano". Y en relación con los compromisos que ambos hayan podido adquirir fuera del periódico, afirma: "No son cosa nuestra".En su habitual página editorial de los lunes, Egin indica que el diario vive una situación dura y amarga "al ver cómo dos de sus mejores jóvenes se han visto impulsados a dar lo mejor de sí". Tras arremeter contra el registro policial de una de sus mesas de trabajo e insinuar la posibilidad de que la Guardia Civil haya colocado pruebas falsas o sometido a torturas a los detenidos, asegura que la operación "ha servido para poner al descubierto el verdadero rostro" del régimen.

El periódico vasco explica la detención de sus redactores como resultado del propósito, que atribuye a la Guardia Civil, de resolver "las contradicciones que ha generado el desenmascaramiento y fugaz prisión" del general Enrique Rodríguez, Galindo". A su juicio, las detenciones se han hecho, además, "con la impunidad que caracteriza a quienes detentan el verdadero poder" y con "la aberrante complicidad de determinados medios y periodistas cuyo compromiso con las fuerzas represivas, uniformadas o en acciones fuera de servicio, son bien conocidas".

El rotativo, vinculado a HB, proclama su "cariño, solidaridad y comprensión" hacia los detenidos, se autoadjudica un papel importante en la pacificación de Euskadi y, como prueba de ello, recuerda que Fernando Alonso entrevistó al actual ministro del Interior, Jaime Mayor, en las últimas campañas electorales.

"Otro episodio de torturas"

En parecidos términos se ex presa la dirección de Egin en el comunicado que hizo público en la mañana de ayer. "Nos encontramos ante un nuevo episodio de torturas encaminadas a incriminar a dos ciudadanos vascos", dice, y añade haber llegado a esta conclusión, rebatida por los forenses del caso, por "la experiencia profesional, el testimonio de su abogado y la credibilidad que Fernando y Andoni nos merecen".Las detenciones de los presuntos activistas "sólo pueden entenderse", según la dirección, "en la falta de libertades de Euskal Herria y por el compromiso de ambos en la lucha de este pueblo".

En ningún momento de su página editorial o de la nota de su dirección alude Egin a la fuente por la que supo del atentado cometido el día 15 en la población alavesa de Agurain (Salvatierra, en castellano) y perpetrado supuestamente por Murga y Alonso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de agosto de 1996