Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía asedia la Universidad de Seúl

La policía surcoreana allanó ayer la Universidad de Yonsei, en Seúl, por cuarto día consecutivo para tratar de aplastar la protesta que desde hace casi una semana mantienen los estudiantes en apoyo de la reunificación con Corea del Norte. Las fuerzas del orden han movilizado 15.000 agentes con el apoyo de las brigadas antidisturbios y helicópteros para frenar la revuelta, pero por el momento no han logrado la rendición estudiantil.Las unidades antidisturbios realizaron periódicos asaltos al campus de la universidad, al oeste de la capital, sitiada desde el pasado día 12, mientras que desde los helicópteros lanzaron bombas lacrimógenas y líquidos fluorescentes contra los concentrados. Los jóvenes -unos 1.500-, que mantienen ocupados dos edificios de la universidad, continuaron su batalla, extenuados y hambrientos, cubiertos con pañuelos y mascarillas, levantando barricadas y respondiendo con bombas incendiarias, objetos de metal y piedras.

Los enfrentamientos tuvieron un momento de calma cuando los estudiantes amenazaron con volar uno de los edificios del recinto académico, que abriga sustancias químicas y explosivos. Algunos de ellos lograron evadirse por uno de los muros de la universidad al comenzar la noche. La policía tiene rodeado el campus para impedir que los estudiantes realicen en la ciudad manifestaciones en apoyo de la reunificación de la península con motivo de la jornada que marcó el final de la ocupación japonesa de Corea en 1945, celebrada el pasado jueves.

Cerca de 1.500 personas han sido detenidas desde que estallaron los disturbios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de agosto de 1996