Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una bomba colocada por ETA hiere a 33 personas en el aeropuerto de Reus

La campaña de ETA contra el turismo provocó ayer una tarde negra en el aeropuerto de Reus, equidistante de la población que le da nombre y la ciudad de Tarragona. Un total de 33 personas de diversas nacionalidades resultaron heridas -cuatro de ellas de gravedad- mientras evacuaban el aeropuerto, frecuentemente utilizado por vuelos charter. Otras dos bombas estallaron en las localidades costeras de Cambrils y Salou, aunque no hube que lamentar heridos. ETA advirtió de la colocación de los artefactos en sendas llamadas telefónicas a los diarios Avui y Egin.

La explosión del aeropuerto se produjo a las 19.40 horas, cuando alrededor de un millar de personas transitaban por el edificio. Testigos presenciales aseguraron que las instalaciones se hallaban repletas de viajeros que llegaban a Reus o salían de la ciudad.Los cuatro heridos de gravedad son la española Isabel Montiel Lorenzo, de 46 años, y otras dos mujeres británicas, Karon Kelly, de 28 años, y Jean Harms, de entre 50 y 60, así como el niño Tom Homaly, de seis, también británico. Isabel Montiel empleada de la limpieza del aeropuerto de Reus, perdió masa muscular de la pierna derecha y una vez intervenida quirúrgicamente se informó de que salvará la pierna. El resto de los heridos -21 británicos, un irlandés y siete españoles tenían, según primeras apreciaciones, pronósticos leves. Doce de los heridos fueron trasladados al hospital Joan XXIII, tres al de Sant Pau i Santa Tecla de Tarragona, y 18 al de Sant Joan, de Reus. Los heridos españoles, además de Isabel Montiel, son: Irene Guinart Montell, de 10 años; María Teresa Giménez Rabasa, de 22; María Lorenzo Mielgo, de 54; Yolanda Solá Ferré, de 20 ; Juan José Mateos Sanjosé, de 23; Sebastián Pérez Villena, de 21, y Vicens Vidiella Olivé, de 28. Mateos Sanjosé y Pérez Villena son guardias civiles.

ETA advirtió de la colocación de los artefactos -que debían estallar entre las 19.30 y las 23.00 horas- en sendas llamadas a los diarios Egin y Avui. El primero advirtió a TV-3 y el segundo a los Mossos d'esquadra, la policía autonómica de Cataluña, quienes a su vez avisaron a la Policía y a la Guardia Civil de Barcelona a las 19.07. La alarma fue trasmitida a la Guardia Civil de Tarragona doce minutos después, a las 19.19, según informaron la delegada del Gobierno en Cataluña, Julia García Valdecasas, y el consejero de Gobernación, Xavier Pomés. Los doce minutos que median entre los dos avisos se emplearon en verificar las llamadas, en lo que constituye una operación "habitual", según el consejero Pomès. La bomba del aeropuerto estalló a las 19.40, cuando iba a iniciarse el desalojo del edificio.

En ese momento, dos aviones de la compañía charter Britania se hallaban en la pista de aterrizaje. El aeropuerto de Reus presta servicio, sobre todo, a las poblaciones turísticas costeras de Cambrils y Salou, donde también explotaron poco más tarde dos artefactos, aunque sin provocar heridos. Las explosiones en estas localidades turísticas se produjeron a las 20.02 y a las 20.15. La primera fue en el hotel Cambrils Princess, de Cambrils, en una papelera del hall. El hotel, de 400 habitaciones, había sido completamente desalojado antes de las 20.00 horas. 13 minutos después., en una papelera de la calle de Saragossa, de Salou, estallaba el tercer artefacto. El tráfico había sido paralizado en esta localidad y cortados los accesos a varias calles.Visita de Pujo¡

El paseo marítimo entre estas dos localidades limítrofes quedó cortado por la policía hasta entrada la noche. Agentes con perros adiestrados rastreaban las playas de las dos poblaciones, que fueron desalojadas y a las que se anunció que no se podría acceder hasta que se hubiera comprobado que no había más artefactos.El presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, condenó los atentados en unas breves declaraciones realizadas a su llegada, a las diez de la noche, al aeropuerto de Reus. Pujol afirmó: "Hemos de intentar que no haya ninguna división en la lucha contra el terrorismo". Destacó también la necesidad de "actuar con normalidad" porque "no debemos dejarnos impresionar y debemos hacer nuestro trabajo de cada día". El ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja, anunció anoche que viajará hoy a Tarragona para visitar a los heridos.

La zona de Cambrils y Salou es frecuentada tanto por turismo interior como extranjero. En ella ETA ya había desarrollado diversas campañas de atentados. Medios de la industria hotelera de la zona no ocultaban ayer su preocupación por la alarma que había cundido entre los turistas, lo que podría suponer anulaciones de reservas. Los visitantes extranjeros proceden mayoritariamente de Alemania, Reino Unido y Francia.

ETA repitió ayer, con la colocación de las tres bombas, los objetivos de su campaña de terror, ya que el año pasado la banda perpetró atentados en las mismas localidades. Las tres bombas que explotaron ayer se suman a las otras nueve que desde el día 9 de julio ha colocado la organización terrorista en las provincias andaluzas de Granada, Jaén y Málaga. El Ministerio del Interior atribuye estas acciones a un comando legal, esto es, a terroristas no fichados por la policía.

Precisamente, también el día 9 de julio, pero de 1995, ETA comenzó en la costa de Tarragona la campaña de -atentados de verano con la colocación de tres bombas en diferentes establecimientos de Salou, Reus y Cambrils, que no causaron víctimas.

Las tres localidades reciben en verano una gran afluencia de turistas nacionales y extranjeros y están ubicadas a pocos kilómetros del parque de atracciones Port Aventura, una de las más importantes inversiones turísticas efectuadas en España.

El inicio de los atentados contra el turismo se produjo este año en vísperas de la reunión del Pacto Antiterrorista de Madrid, con la colocación de dos bombas en Almuñécar (Granada), una en la estación de autobuses y otra en un parque acuático, sin que se produjeran heridos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de julio de 1996

Más información

  • La organización terrorista hace estallar otros dos artefactos en Salou y Cambrils