Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Karadzic firma su abandono de la vida pública

ENVIADO ESPECIALCon pompa y circunstancia, y con suma cautela, los representantes de la OTAN y la ONU anunciaron ayer en Sarajevo el principio del fin de Radovan Karadzic. Ante la redoblada presión internacional, el cabecilla serbobosnio se ha comprometido solemnemente a abandonar todos sus cargos públicos y desaparecer inmediata y definitivamente de la escena política. El compromiso, sobre cuya eficacia dirán la última palabra los días y semanas venideros, fue logrado en Belgrado en la madrugada del viernes y en conversaciones con el presidente Slobodan Milosevic por el enviado especial estadounidense Richard Holbrooke, de nuevo el héroe del día como lo fuera el año pasado al conseguir el armisticio definitivo entre los bandos en guerra y llevar a Dayton para hacer la paz a los ultranacionalistas líderes balcánicos.

Acogido por el Gobierno de Sarajevo como un triunfo propio, el acuerdo establece que el dirigente serbobosnio, perseguido como criminal de guerra por el Tribunal de La Haya, abandona desde este 19 de julio la presidencia de la República Srpska y todas sus funciones anejas y también la del partido gobernante, el ultranacionalista Partido Democrático Serbio (SDS), lo que permitirá a esta formación concurrir a las elecciones de septiembre. Karadzic se compromete con su firma a renunciar permanentemente a cualquier actividad política y a no aparecer en público, por radio o televisión o a través de medios impresos. A desvanecerse a los ojos de los mortales.Holbrooke, a quien los hechos acreditan como poseedor del talante o los argumentos que aflojan las resistencias del líder serbio, planteó crudamente en Belgrado a Slobodan Milosevic que serían restablecidas inmediatamente las sanciones económicas internacionales contra su país y contra los serbobosnios si Karadzic no hacía un mutis fulminante. "Si Karadzic intenta influir, incluso tras las bambalinas, en la vida política, las sanciones entrarán en vigor automáticamente", precisó. El diplomático estadounidense, recuperado por Clinton de Wall Street como su punta de lanza en los Balcanes, añadió que si los términos pactados no se cumplen literalmente se impedirá al gobernante SDS concurrrir a los comicios. Holbrooke asegura que proseguirá la presión internacional para llevar al banquillo a Karadzic: y a su general en jefe, Ratko MIadic.

Relación Sarajevo-Belgrado

El Gobierno bosniomusulmán retiró ayer su amenaza de boicotear los comicios, caído su enemigo público número uno. Fruto también de la diplomacia agresiva de Holbrooke es la visita que el vicepresidente bosnio Ejup Ganic hará a Belgrado la semana próxima, primera a este nivel desde el comienzo de la guerra, para comenzar a discutir con Milosevic la normalización de las comunicaciones entre los dos países.Tanto el embajador estadounidense, Robert Frowick, responsable último de las elecciones, como el alemán Michael Steiner, adjunto del plenipotenciario de las Naciones Unidas Carl Bildt -engañado frecuentemente por Karadzic y ausente ayer- reiteraron en Sarajevo que, con ser un paso muy importante, hay que aguardar ahora el efectivo cumplimiento de la promesa solemne de Karadzic. No es la primera ni la segunda en este sentido hecha por el timonel de los radicales serbobosnios durante más de cuatro años.

"Hay que ser muy cautelosos y esperar los acontecimientos, mantendremos redoblada la vigilancia", dijeron los representantes internacionales. Significativamente, la radio oficial de Pale, por vez primera desde que se iniciara el pulso entre las potencias y los serbios para deponer a Karadzic, anunció ayer mismo el abandono por el cabecilla serbobosnio de todas sus responsabilidades políticas. La emisora consideraba el acontecimiento "el punto más alto de la histeria antiserbia internacional y aseguraba que Karadzic y el general MIadic han rechazado una oferta de exilio en el monasterio griego de Athos. Los carteles que empapelan la Republika Srpska con la foto y el eslógan electoral de Karadzic ("Triunfamos, continuamos") pertenecen ahora a los museos.

Puesto que Karadzic, fugitivo internacional, no estuvo en la maratoniana sesión negociadora de Belgrado entre el representante de Clinton y el presidente Milosevic, su firma al pie del documento de tres puntos que teóricamente pone fin a su carrera fue estampada en Pale y llevada ayer a la capital serbia por una troika de sus adictos: Monicilo Krajisnik, jefe del parlamento, Biljana Plavsic y Aleksa Buha. Milosevic enviaba por la tarde en helicóptero a su jefe se seguridad, Jovica Stanisic, para recoger en la capital serbobosnia a esta delegación que, junto con el presidente serbio en calidad de testigo. firma el documento de renuncia a la vida pública del psiquiatra de 51 años. La radical Plavsic, según se acordó ayer, asume interinamente la presidencia hasta las elecciones de septiembre; Buha, un traductor de Hegel que oficia de ministro de Exteriores, se hará cargo del partido gobernante serbobosnio hasta que sea elegido un nuevo jefe.

En las medidas palabras del embajador Steiner, lo sucedido ayer es "un gran avance potencial, pero se trata solamente de un escalón hacia La Haya". Preguntado por una legión de periodistas, Steiner opinó que no cabe hacerse demasiadas ilusiones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de julio de 1996

Más información

  • Holbrooke arranca a Milosevic la renuncia del líder serbobosnio, pero sigue en el aire su entrega