Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
'VALLECAS ROCK'

Rosendo y Medina Azahara dan un empujón al festival de barrio

Casi una década (1978-1987) duró el Vallecas Rock, un festival que quiso mostrar en la populosa barriada madrileña el estado del rock más combativo y duro. Desde la primera edición en el cine Manchego, hasta la última en el campo dé fútbol del Rayo Vallecano, pasando por las que se celebraron en el estadio Raimundo Lulio o el del parque municipal de Entrevías, el Vallecas Rock siempre ha contado con lo más granado del rock duro nacional de cada época.Topo, Cucharada, Burning, Barón Rojo, Obús, Bloque, Leño, Banzái, Coz o Salvador han sido las estrellas de sus pasadas ediciones históricas, que finalizaron en 1987 con la única intervención de un artista no español: Status Quo. Desde entonces ha habido muchos intentos de recuperar el festival y no ha sido hasta este año, por el empeño de la asociación cultural La Peña del Valle, que se ha vuelto a poner en marcha.

Esta edición se celebra en el campo de fútbol de Santa Eugenia y comenzó ayer con las actuaciones de dos grupos de Vallecas, Matando Gratix y Boikot; uno de Hortaleza, Porretas, y los andaluces Reincidentes. Vallecas Rock concluye hoy con un broche de oro, el carabanchelero Rosendo, el máximo representante del rock urbano madrileño, que aún no había actuado en este festival en solitario, aunque sí con su anterior grupo, Leño.

La jornada se completa con los también vallecanos Ska-P, creadores de Como un rayo, la canción que utilizan de himno los jóvenes seguidores del Rayo Vallecano con la alegría saltarina del ritmo ska. Desastres, también de Vallecas, pondrá la chispa casi punk y Medina Azahara el toque exótico: rock de raíces andaluzas y flamencas con veteranía.

Vallecas Rock. Rosendo, Ska-P, Desastre y Medina Azahara, hoy, en el campo de fútbol de Santa Eugenia (carretera de Valencia, kilómetro 9,600. Autobuses 58, 63 y 145). Apertura de puertas: 17.00 horas. Primera actuación: 19.00 horas. 1.500 pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de julio de 1996